viernes, 26 de diciembre de 2008

Día de perras

Llueven perros y gatos, dicen los yanquis cuando llueve que te cagas. Si además hace frío, son navidades, tienes un adolescente aburrido en casa al cual le has "robado" "su" PC porque todavía no has acabado de desembalar cajas de la mudanza y no encuentras el cd para instalar el router en tu ordenador, y por si fuera poco, eres una perra precaria que lleva una semana sin follar, deseas que no lluevan cats & dogs, sino coños, tetas, manos, pollas, dildos y/o cualquier otro órgano humano o no humano que te saque de esta humedad emocional...

Mirando el cielo estaba cuando decidí cambiar de chip y conectar mi disco duro. Revolviendo entre archivos viejos encontré el homenaje (escrito también en un día de lluvia) que leí en la presentación en Barcelona de Ética marica, del Paco Vidarte, que se murió por un linfoma asociado a infección por VIH. Pero el conectar no acaba aquí, ya que anoche me dormí leyendo las crónicas de sidario de Loco afán, de Pedro Lemebel, que es una especie de memorial de "locas" chilenas - marikas y trans - que fueron invadidas por la sombra y de las que sólo queda el glamouroso recuerdo que Lemebel nos regala.

Pedro esculpe en bronce su sidario mientras esboza instantáneas de otra época, Paco vomita los restos de la cena heteronormativa en la cama del hospital. Sobre Lemebel escribiré en otro momento, porque es absolutamente imprescindible. Ahora os dejo con una parte del homenaje a Paco, para que saltéis del sofá y os pongais a leer su Ética, que no sé si es buena o mala, pero tiene una mala leche que cuadra perfectamente con la rabia que tenemos:


UN ADIOS DE PERRA A PERRA.

Con cariño, de las perras del FAGC para Paco y familia.


A veces siento que estamos más solas que perras malas, que es lo que en definitiva somos. Solas sobre todo ante la muerte. Y entonces me pongo a escuchar música, pero no la que escucho siempre, sino una especie de rock & roll lloroso ladrado por Tom Waits y canes de su raza. Y me quedo atascadísima pensando en la muerte, leyendo a Paco en la red, y dándole vueltas al sinsentido del dolor cuando, de repente, recibo un mensaje de un amigo virtual de lastfm que me dice: “me gusta tu eclecticismo musical”. Entonces me doy cuenta de que erré el camino. ¿Qué mierda hago escuchando estos plastas llorosos? En la búsqueda de inspiración caí en el pozo de la autocomplacencia. Así que me meto en la página de mi nuevo amigo y conecto con su selección musical, buscando en lo desconocido una tabla de salvación. La música vibra, me despierta los músculos, me recuerda el aliento vital y el bramido de las olas. Los caminos del azar son inescrutables. Mi desconocido amigo me ha despertado. Como en su momento Paco, que no era mi mejor amigo ni mi filósofo más admirado, sino alguien desconocido pero cercano que me abrió las puertas a la teoría queer y me regaló esa ética marica que hacía años que deseaba. Tan lejos, tan cerca... Entonces comienzo a vomitar este homenaje:


Siempre que imagino el último adiós a un ser querido, me viene a la cabeza el entierro del padre en la película de Big Fish: un montón de freakis reunidos alrededor de un centro, una idea, un recuerdo, un pasado común. Y esa foto de familia es ya una celebración. Una celebración de la vida, porque, para los freakis, las raritas, las perras de mala leche, la vida no es un regalo. Es una pulseada cotidiana a caraperro.


Hoy llueve. Tengo el ánimo lloroso. Me fijo en el calendario a ver si estoy en período premenstrual, pero todavía me falta una semana. Estoy horas leyendo las linfomanias de Paco, ese libro de bitácora que deslumbra por la deconstrucción minuciosa que opera sobre la enfermedad hospitalizada: las enfermeras de cuento de hadas; los médicos intentando desarmar la maquinaria de la muerte; el amor y la paciencia de las visitas; lo naif de los regalos; los festejos navideños; las fotos de Paco con la jeta torcida...Admiro su valor, su buen humor, su desfachatez ante tanto descalabro... ¡quién diría que semejante perra mala podría conmovernos hasta las lágrimas con sus avatares ante la muerte!


El VIH se llevó de mi vida más de lo que quiero aceptar. Y la verdad, estoy cabreada. Yo también estoy negra. Porque cuando empecé a leer este libro le escribí a Paco dándole las gracias, diciéndole que me encantaba, y ahora me gustaría poder decirle que hay alguien, que esa tarea colectiva existe, y que hay más de una perra cabreada, orgullosa y dispuesta a hacerle sacar el nazi interior a toda esa gentuza que pretende normalizarnos. ¿Cómo? Provocándoles, llevándoles al límite, porque, como dice Paco: “No somos sistema, ni ciudadanos de primera, ni demócratas, no hemos pactado nada que nos obligue a ser como ellos, no molestarlos o dejarlos de joder.”

Y además, me encantaría poder regalarle esta frase: “La lucha es como un círculo: se puede empezar en cualquier parte, pero nunca termina.”

Gracias, Paco
---------------------------------------------------

Y para quienes todavía buscan más motivos para leer en estos días viscosos, os cuento mis...

Diez razones por las que me gusta "Etica marica":

1. porque, aunque a Paco la Haraway le pareciera demasiado high-tech, utiliza la ironía como herramienta política

2. porque es una ética que no se dirige al hijo ni al pueblo ni al gobernante, sino que habla de sí para sus colegas en batalla. Es un llamado a la acción de marica a marica, de perra a perra

3. porque no intenta arengar ni caer bien, paco no demuestra que es profesor universitario de filosofía, solo sabemos que es una marica cabreada con un dragón en la mano y que no dudará en usarlo

4. porque no representa ni intenta hablar por nadie, ni “da voz a nadie”: chilla, ladra desde su cabreo ante la homofobia y, peor aún, ante el buen rollo que esconde la homofobia bajo su traje de democracia y aceptación de la diversidad. Porque no busca uniformar ni, mejor aún, marcar la última tendencia

5. por la sorpresa de que esta ética, que hace años deseo leer, la escribió alguien a quien no había admirado antes, una marika sin más ni menos, alguien que me ha hecho llorar y reír y saltar del sofá y sentirme acompañada porque no era la única imbécil que pensaba que muchas nos pasamos el día chillando "soy esto y aquello", pero seguimos mirando la misma tele basura que la maruja del cuarto, comiéndonos en el curro la misma comida basura que el pelotudo con corbata a quien no saludamos en el metro, metiéndonos la misma mierda que el pijo de Sarrià todos los findes... ¿qué diferencia hay entre unos y otros? ¿El modelito? ¿El maquillaje? ¿El peinado? Después de leer este libro te queda claro que, quienes no luchamos por ser normales ni porque nos acepten, pero tampoco por marcar la diferencia con la última tendencia; quienes sabemos que tener pollas o coños en el menú no marca la diferencia, éstas, sabemos que en el fondo, la diferencia y su amiga la diversidad nos importan un carajo... lo que queremos es respeto, memoria y responsabilidad

6. porque viene del cabreo, de un cabreo legítimo, porque este libro es un grito desde las entrañas, es lo que yo llamo “una verdad". Porque, ¿quién puede decirnos que nuestro vómito es falso, injustificado, inapropiado o inadecuado? Es lo peor que llevamos dentro y necesitamos sacarlo porque no nos pertenece: no son nuestras la homofobia que chupamos cada día, ni el olvido al que intentan someternos los políticos con sus arengas de peques de primaria, ni la mirada reprobatoria, ni el insulto acallado pero latente. Porque el respeto y la aceptación no están en el silencio ni en el olvido, sino en la memoria y la solidaridad

7. por su lenguaje soez, porque, desde luego, este no es un libro académico, ni siquiera de esos que no lo son pero hasta su solapa apesta a rata de biblioteca. Es un panfleto de perra a perra, cuyo subtítulo podría ser: “Gatitas y ovejitas, abstenerse.”

8. porque es parte del contexto, es un libro de su época, no intenta ir más allá pero tampoco se olvida de dónde viene: está donde está, sea bueno o malo, porque la ética no tiene que ver con lo bueno o la malo, sino con la acción responsable acorde al momento, la experiencia y las responsabilidades con una vida vivible.

9. porque nos despierta, porque no se puede ser marika, trans o bollo y dormirte tranquila tomando flores de bach, no mientras tengamos la tarea de robarle el reloj a Bush en Albania, de montarles un pollo a los políticos en vez de servirles la cena, de acabar con el buen rollo. Este panfleto nos dice que si sientes que no vale la pena hacer nada o no te puedes mover porque te pesa el culo gordo de toda la mierda hetero con la que te han estado atragantando la familia, la vecina del cuarto, los curas y las monjas, tu profe homófobo de 2do, entonces vomita. Pero no te vomites en los pantalones, sino en los zapatos de la loquera que te mira de reojo porque no puede entender cómo te obcecas en salir a lucir un par de tetas que, de ninguna manera hacen conjunt con tu pene. Vomita sobre la mano del político que te ofrece esa limosna en forma de ley. Vomita todo y no te preocupes por el hedor, porque se acabó el buen rollo. Lo que necesitamos es una política a cara de perro. Pero no de cualquier perro. Porque no es lo mismo una política a caraperro que una política de perro de lujo, de perrillo faldero, de perro de raza, de perro de compañía, de perro guardián, de buen perro. Las maricas, bollos y trans no tenemos que estarles agradecidas a nadie, nos dice Paco. Sobre todo si tenemos en cuenta nuestra situación social. No es lo mismo ser marika rica que pobre. Porque cuando Paco habla de solidaridad no habla de darnos la mano e ir juntas a bailar la danza del sol.

10. por último, y no menos importante, por su honestidad


6 comentarios:

ex_dones dijo...

joder, domingo mediodía resakoso con lluvia de perras milpolvos golpeando los cristales temblorosos de mi cuarto piso, resakosa porque soy camarera de noche y no hay forma humana de aguantarlo si no es bebiendo, camarera porque nadie me quiere en otros trabajos, porque, a pesar de mis años de estudiante borracha porque no había forma de aguantarlo sobria, mi lengua de perra callejera puteada milpolvos no hubo forma de que nadie la domesticara.... y te leo a ti -mi perra sudaka precaria con hijo adolescente mil polvos puteado y malhablado porque tampoco hay forma de que se aguante sentadito haciéndose el bueno cuando sabe que de nada servirá porque ya están las cartas repartidas y a él le va a tocar apostar hasta loa que no tiene como a la zorra de su madre- y, a pesar de que te frecuento y me enamoraste desde el primer momento como se enamoran las perras mojadas por la lluvia, sin juegos burgueses de seducción en los que no tenemos nada que intercambiar más que nuestros coños pelados, se me vuelve a subir este amor desheredado borracho excesivo de perras piojosas milpolvos, y se me apodera también la rabia loca que me sacó paco en su ética caraperra marika porque, a veces, lo único que nos queda es esta mala hostia de vieja borracha con perrito milpolvos que ladra todo el puto día para que las vecinas decentes no vean tan agustito en sus casas el programa de ana rosa

además, también nos queda la jodidamente guapo que era nuestra perra paco y lo buena que estás tú
para que se jodan

te adoro
tu perra vasca borracha milpolvos precaria bajo la lluvia ácida

helen la floresta dijo...

preciosa, en mi recién estrenada soledad pastosa y húmeda de este invierno que se huele más prolongado k otros, sos la luz k siempre m saka del destierro y me eleva a un lugar bellísimo, inalcanzable para los forasteros, nuestro espacio brutal y desenfrenado, y a la vez aterciopelado y cálido, donde no estamos a salvo pero podemos ver las ruinas a la distancia antes de volver a habitarlas... y ¿qué más puedo pedir si me despierta tu ácida dulzura resakosa?
trk

marianissima dijo...

eeeeeeeh !!!

perras milpolvos, que bien escribis !

hermanitas, vuestras palabras siempre tan brillantes, las veo coloridas en medio de la lluvia acida y del invierno frio :) coloridas y llenas de fuerza, iamantes en bruto, o diamantes brutas !!...

desde portugalito os envio taaaantos besos calientitos ****

a paco no lo he leido todavia pero estoy segurissima que me encantara, como me esta encantando las perras de hermana itzi, porke me gusta ese cabreo y esa sinceridad...y aprecio tanto ese amor de perras borratxas bajo la lluvia sin jueguecitos burgueses de seduccion :)

os echo mucho mucho de menos, os quiero mucho *

con amor y brujeria

Marianissima Tigre

helen la floresta dijo...

tigresa portuguesa!! mil bsos pa ti, marrana nuestra

manolo dijo...

neeennaaas!! qué bien perras que escribís, esto inspira aún más que la lluvia que una semana después aún no ha cesado... llegué tarde al leer Etica Marika para escribirle a Paco una carta devota, para darle las gracias por tanta verdad en un puño, amenazante, incómoda y genial, por tanto dar tan mal por el culo a tanta tonta tolerante, y quede claro que dar por culo y tomar por culo es, ni más ni menos, que una puerta al cielo, una puerta que han querido tener tanto tiempo cerrada precisamente porque insatisfechos, frustrados y culpables siempre seremos más fáciles de manejar, pero que se está abriendo, que se ha abierto, y bien abierto el culo y bien follado sube por él un orgasmo que te saca de ti y te recoloca cada célula en su sitio, que te hace verlas de siete colores y sentirlas cósmicas... vaya nenas, ya sabéis que hablo de hacerse un manolo, que ando últimamente monotemático porque por algún lado tiene uno que empezar a gritar verdades como puños y como trullos, sobre todo después de tantos años dando guerra, siendo mona y díscola, mística y perra, mariconazo y bollera... Por Paco Vidarte, la próxima vez que nos veamos nos morreamos a su salud y nos ponemos cogorzas pero duros como guerrilleros, sin soltar ni una lágrima.

Os amo,

helen la floresta dijo...

manolo, hermoso, solo decirte k nos has hecho llorar de emoción (aunk cuando brindemos por las locas, marikas y trans k fueron llevadas por la sombra intentaremos no llorar!)

hasta el próx morreo!