miércoles, 25 de febrero de 2009

Monólogo de una mariposa



Siglos de transformaciones y transmigraciones efímeras me han permitido conocer la estúpida soberbia humana. Para mi escándalo, he comprobado que les importa un bledo la fugacidad de la vida. Dejan pasar el tiempo de espaldas al placer, corriendo para llegar al autobús, al banco, al almuerzo, al día siguiente. Para aliviar su tormento han inventado una eternidad redentora de culpas, en la que descansarán de sus pocos goces. Eternidad de difícil acceso, pero capaz de deslumbrar hasta al menos distraído. Son tan miserables, si me permitís el adjetivo, que la mayoría ni siquiera se ha detenido a pensar en el azar o en el desafío de lo imposible. Yo, que en mis escasos segundos de ensueño me veo flotar mansamente en lagos como espejos, he sabido que ciertos humanos se sueñan en la piel de luchadores, vengadores y, barbarie moderna, ¡propietarios! ¡Qué ignominia!

Los humanos, creadores de una infinidad de lenguas y dialectos, desconocen la riqueza y el lirismo de la palabra y no han aprendido a llamar a las cosas por su nombre. Imaginaros mi espanto al saber que uno de esos toscos y desapasionados volúmenes cargados con olvidables definiciones, me comparaba con una planta y otro, peor aún, ¡con una lamparilla! ¡Yo tengo mi propia identidad! Pero ignoro su ligereza lingüística y aclaro que soy un coleóptero, aunque algunos vulgares me den el nombre de ‘insecto’.

Pero veo que ya casi no quedan granos de arena en mi reloj. Mi reinado se quema y yo con él. Que mi defensa no haya sido en vano.


(Imagen: http://tribaltatoos.blogspot.com/2008/07/butterfly-tribal-tattoos-asia.html)

2 comentarios:

Lubna Horizontal dijo...

Texto digno de la más sublime de las coleópteras...

en uno de mis poemas, también escrito por boca de coleóptera digo: "soy un mutante coleóptero, y sacudo mis alas impregnadas de vacuno sobre tus sábanas blancas..."

De veras que he disfrutado el texto muchísimo, gracias mil

Diana

Helen dijo...

gracias a ti, mutante

muas