viernes, 20 de marzo de 2009

Divagaciones sobre el llegar tarde

Un pájaro corta en diagonal
el rectángulo de la espera.


Divagación 1

Llegamos tarde porque alguien espera. Pero quien se exilia de sí no puede llegar tarde: nadie hay del otro lado de la orilla. Por eso parte: a buscar, porque no puede esperar que las cosas lleguen. Pero también espera descubrir, triunfar, o dejar de fracasar, espera olvidar y recordar, espera volver a ese lugar que ya no existe.



Quien se exilia no puede llegar tarde, pero siempre lo hace: ha encerrado el pasado en una caja fuerte, y el presente, por serle ajeno, se le escurre entre las manos. Llega tarde porque no sabe a qué hora ni dónde era la cita.

Divagación 2

La vida, cierto tipo de amor y la muerte nunca llegan tarde. Son, simplemente, inevitables.



Divagación 3

La cronología sólo sirve a quienes escriben la historia, y los relojes, a los suizos y japoneses que los fabrican. ¿A quién se le habrá ocurrido que el tiempo es una sucesión lineal? Esta medida del tiempo nos es tan habitual que perdemos de vista su absurdo.



Divagación 4

¿Qué adjetivo califica a quien llega tarde?



Última divagación

Me voy porque he quedado a las 10 pm para ir a bailar a un sitio en el que el techo se abre como una bóveda espacial y no quiero llegar tarde...

2 comentarios:

((( Heroína de lo periférico ))) dijo...

LA DIVAGACIÓN 1 ME HA MATAO, japuta. Me tienes temblando y exprimiendo seso y corazón desde hace un rato, ¿o son años?
lA 4: impuntual? No llega en el punto de la línea (sí, supongo que punto falaz de una línea inexistente.
besos, perrilla

Helen dijo...

mm... impuntual...k no llega en el punto de la línea.. me gusta...

wapa!!

nos vmos pronto espero, no me seas impuntual ;)

muas