jueves, 5 de marzo de 2009

Gente Joven


Hoy he ido a hacer un taller sobre violencia de género a un instituto de secundaria, con jóvenes de entre 15 y 17 años. Era un grupo de 25 y, una vez, me sorprendieron...

Hace casi veinte años que me dedico a la educación, y si hay algo que me ha hecho olvidar las desventuras de la vida es la gente joven. Sin embargo, me canso de escuchar opiniones sobre la juventud (como si fuera un colectivo específico, una edad infame, una desgracia pasajera) que la menosprecian como un mal inevitable, la hacen depositaria de nuestras frustraciones adultas y la obligan a reconocerse como un futuro prometedor (pagar nuestras pensiones, por ejemplo?). Mucha gente me ha dicho que ser madre es una condena a muerte, o una hipoteca eterna. Me pregunto si esta gente ha nacido por partenogénesis o generación espontánea, si viven en un orfanato o en un centro de la DGAIA, o si sufren de amnesia.

Afortunadamente, la juventud no es la esperanza del futuro, sino gente con una edad determinada condenada a soportar millones de normas que cualquier adulto no soportaría ni en una cárcel, regímenes quasi-militares por los que cualquiera levantaría barricadas y humores infestos que despiertarían más de una conciencia. Así y todo, esta gente tiene el valor de demostrarnos, si queremos escuchar, que saben perfectamente lo que significa violencia de género, mucho más que la ministra de igualdad, qué saben identificarla y que, aunque muchas y muchos la vivan cotidianamente, en cuanto salgan de esa cárcel de la edad escucharemos hablar de ellas. Que así sea.


3 comentarios:

El ornitorrinco dijo...

En el fondo, y eficientemente camuflada, existe una envidia por ese tiempo con licencia para fallar... Tal vez si nos tomáramos menos en serio algunas cosas seríamos más Peter Pan y menos Cruela de Vil.

ex_dones dijo...

ke bueno helen y oritorrinco... yo también estoy saturada de esa campaña permanente contra la gente joven, motivada como decís por una envidia inconfesable y mucho morro: esperan que los que llegan arreglen el desaguisado que ellos provocaron o continuaron...
tanta arrogancia desde la desilusión

besos y a bibir que son dos días

manolo dijo...

Bien! Yo también estoy hasta el ano de estas generalizaciones sobre la juventud. Tienen envidia de los jóvenes los que perdieron su juventud y frustrados no les queda más que generalizar frustración y apocalipsis, tienen envidia de la belleza, de la energía vital que cree que todo es posible y que el mundo se puede cambiar, de la creatividad de la frescura... tienen envidia y sobre todo miedo, en algún momento cambiaron las ganas por el miedo y así les fué... las que ya cumplimos los cuarenta pero nos seguimos dejando el pellejo con ilusión y aún no hemos renunciado a nada, y sabemos como perras viejas, tenemos esperanza en la juventud, ¿será que la juventud no es algo pasajero, sino algo vital?
Besos