jueves, 21 de mayo de 2009

Carta abierta de Rodrigo Lanza

Cuando hace un par de semanas le comenté a Lubna que hacía un mes que no escribía, me dijo que necesitaba que se me cayera otro árbol encima. Yo asentí en silencio, preocupándome por la estupidez y temeridad que me lleva a andar bordeando las fronteras, prefiriendo jugar con fuego a sentarme a admirar las llamas.

Hace semanas que los días se estiran en las noches, los músculos son música, el sexo es manjar de una cena en la que los platos se suceden unos tras otros, sin tiempo casi a hacer la digestión.

Pero el sábado pasado hubo ruido de cristales rotos. Marx decía que la historia se repite siempre: la primera vez como tragedia, la segunda vez como farsa. El pobre creía en originales. Yo no, pero todo eso a la historia le da igual.

Esta vez el árbol no es un pino de 20 metros. Se parece más a un bosque en el que has de ir esquivando los pinos que van cayendo uno aquí, otro allá. Todos son de la misma madera: la injusticia que vivimos diariamente bajo las manazas institucionales, el panóptico que nos vigila día y noche con su único ojo, esa cámara de alta definición que registra el movimiento de las aletas de nuestras narices furiosas y el palpitar de la sangre que nos hierve bajo la piel. Pero se le escapa lo más importante: el mapa de nuestro deseo, porque no está escrito, no tiene hoja de ruta y no hay brújula que consiga escapar a la fuerza de su imán.

Son muchos pinos para explicar aquí y ahora. Dejo sólo uno: la noticia que recibimos hace una semana de la inminente fecha del juicio en el Tribunal Supremo para las personas acusadas y procesadas por los "sucesos" del 4 de febrero de 2006 en Barcelona.

Dicen que para aceptar lo inaceptable, es bueno dar un paso a un costado y mirar desde "otro" lugar. Así que reproduzco la carta abierta de Rodrigo Lanza que he encontrado esta mañana en mi correo (gracias Leonor), ya que no hay diccionario que me ayude a traducir la parte que más me duele de esta injusticia.

COMUNICADO RODRIGO LANZA, DETENIDO “4F”


Hace Más de tres años, para ser preciso el 4 de Febrero de 2006, en el centro de Barcelona, fuimos detenid@s y acusados injustamente de varios cargos contra “las fuerzas del orden y la ley” 9 jóvenes, entre ell@s yo. Muchas cosas han pasado desde esos días, pero los 2 años de cárcel y las palizas y torturas policiales que hemos sufrido juntos, Alex Juan y yo, curiosamente los únicos tres latinoamericanos detenidos, seguro que no los olvidaremos en la vida y que nada de lo que pase nos los podrán compensar. Hay cosas muy duras que uno debe afrontar y sentir dentro de la cárcel, cosas que no pretendo describir ahora y algunas que seguramente me callaré toda la vida, sin embargo una resalta entre todas, y podría decir que es común entre los tres encarcelados del “4F”, y es la impotencia y la rabia diaria de saber que estás encerrado siendo inocente. En mi caso entré en prisión acusado de intento de asesinato a un Guardia Urbano y os aseguro que vi como toda mi vida se escapaba al frente mío con una petición de más de 20 años de condena...

Gracia a vuestro apoyo, a la lucha en las calles, al esfuerzo de amig@s, familia, compañer@s y much@s más que no pararon de luchar y denunciar nuestra inocencia es que nunca nos sentimos solos y que ahora puedo escribir estas líneas en esta, llamémosla así, libertad democrática, bueno, más bien libertad provisional a espera de juicio; es que tras dos años de lucha burocrática, declaraciones, testimonios, recolección de pruebas, huelgas de hambre y juicios, no le ha quedado más remedio a la justicia española, y catalana en particular, que dejarnos “libres”. Lo curioso es que a pesar de estar en la calle, tod@s l@s detenid@s de ese día seguimos siendo considerados culpables bajo ojos de la ley, en mi caso la pena actual me pide 4 años y 6 meses de prisión por lesiones graves a un agente y leves a otros cuantos, Juan y Alex se enfrentan a una pena de 3 años y 3 meses por lesiones y entre los tres estamos demandados a pagar una responsabilidad civil que asciende a los €390.000!!! otr@s dos jóvenes, Alfredo y Patricia, se enfrentan a unas penas de 3 años y 3 meses y 3 años respectivamente por lo mismo y, junto con el resto de detenid@s, por supuesto, cargos de atentado a la autoridad, resistencia al arresto, desacato y una largo etcétera con penas que van desde el año de cárcel en el “mejor” de los casos a mis 4 años y 6 meses.

Tod@s hemos apelado la decisión de la Audiencia de Barcelona y ahora nos vemos en las puertas de un nuevo proceso en Madrid, exactamente en 3 de Junio a las 10:30 hrs. En el Supremo de dicha ciudad. Lo que pueda pasar ahí no lo sé, lo que sé es que si en este proceso, denominado casación, se ratifica la sentencia de la Audiencia mi vuelta a prisión sería inminente, igual que el ingreso de Alfredo y Patricia. Podría incluso llegarse a subir las condenas anteriores, en cuyo caso no sé que pasaría, pero prefiero ni pensarlo. En el mejor de los casos podrían llegar a bajar las sentencias, pero lo que ocurra en esa situación depende de cuanto sea esa reducción de condenas.

Quiero que sepáis que pase lo que pase no lograrán callarme, que la lucha por la libertad no cambia a pesar del lugar y las fronteras, que seguiré y seguiremos alzando la voz, por nosotr@s y tant@s otr@s que no tienen la oportunidad de hacerlo, quiero que sepáis que a pesar del miedo sigo en pié y estaré así pase lo que pase, que estaré con ustedes afuera aunque logren encerrarme y que he estado y estaré con l@s pres@s aunque camine por las calles, siempre pensando en quienes les han negado ese derecho, siempre pensando en lo que tenemos en común y no en lo que nos separa.

Porque la lucha por la Verdad es la lucha por la Libertad, y me veréis luchando, de uno u otro modo, siempre junto a ustedes.

ABSOLUCIÓN A L@S DETENIDOS DEL “4F”

3 comentarios:

ex_dones dijo...

Cuando aquella mañana desolada de enero de 2007, en aquella macabra sala que recordaba más a un tribunal inquisitorial que a uno democrático, escuchamos la sentencia, ocurrió algo grandioso. Flori y yo estábamos agarradas conteniendo la respiración: en pocos minutos sabríamos qué iba a suceder en la vida de aquellos nueve chicos, y en especial, de nuestras Alfredo y Patricia.
No fue tan malo. Todo empezó mejor de lo que el terrible montaje policial auguraba. Las penas para Rodrigo, Alex y Juan eran menores a lo esperado: todos entendimos que Rodrigo, el único que quedaba "dentro", sería excarcelado de inmediato. Con el ánimo algo más templado, seguimos escuchando la berborreica chachara judial, tratando de desentrañar tan sólo unas cifras. 3 años y 3 meses para Alfredo, 3 años para Patri. Era totalmente desproporcionado...
De ese espanto desgarrador que ha sido para todas nosotras el proceso del 4F, me quedo con lo que me sucedió minutos después.
Mariana -la sobrehumana madre de Rodrigo- y yo nos abrazamos llorando. Yo le decía: Rodrigo sale, Rodrigo sale. Ella repetía: ¿pero qué va a pasar con Afredo?
Yo estoy firmemente convencida de que ninguno de los nueve va a pisar la cárcel en el futuro, lo estoy y punto. El sufrimiento y la rabia, como dices Rodrigo, no nos lo quitará nadie. Ni las ganas de luchar.
Pero esa solidaridad extrema, ese amor, ese instante en que Mariana casi anteponía el miedo a que encarcelasen a un chico que aprenas conoce a la alegría de saber que su hijo saldría por fin de prisión y en que yo sólo podía pensar en la libertad de Rodrigo y no en una sentencia que pretendía arrastrar a mi adorada siamesa Alfredo entre rejas, esa generosidad, ese calor de manada, ellos no la conocen ni la conocerán jamás. Ellos protegen a un sistema que no duda en sacrificarlos, pero en el fondo saben que están solos. Nosotras nos tenemos, nos tenemos de verdad.
Y después de estos últimos años de terror, rabia, desolación y lucha, sabéis, esta certeza me consuela un poco.

ex_dones dijo...

parece que sólo yo estoy dispuesta a comentar este embrollo, pero es que no puedo callarme, el silencio nunca fue mi virtud... era txikita, quizás diez años, ellos dijeron que mikel zabalza se lanzó desde un precipicio al río bidasoa, esposado, no sabía nadar, la autopsia determinó que el agua que anegaba sus pulmones era distinta a la del río, no pasó nada, nadie dió explicaciones...
él conducía el autobús rentería-donosri, mi amatxo lo recuerda, era un chico amable, barbudo, en aquellos tiempos parecía etarra, hoy quizás hubiera sido un oso, quien sabe, nunca pudo ser nada más allá de aquella bañera de tortura...
qué decirte a ti, helen, sin querer recordarte a todos tus fantasmas que duermn con los pececitos...
el mismo miedo, la misma rabia...
al menos esta vez salieron...
y todavía son posibles...

Itziar tras una conversación etílca con Iñaki, vecino de
Lezo, los dos recordábamos la sonrisa del chofer, Mikel Zabalza

Kattalintxo dijo...

no sé si es un día de injusticias, o es un día de rabia, pero entre la detención de la activista trans-feminista Laura Bugalho y esto que acabo de leer, me derrumbo entre lágrimas, por pura impotencia.

Quiero creer que no podrán, quiero creer que tenemos fuerza, que tenemos como dice Itzi ese amor de manada que ellos, cabrones de mierda, que solo piensan en protejer a ese poder opresor, farsante y normativizador, ellos no lo conocerán.

Mikel Zabala... historias sin justicia que siempre nos quedarán grabadas, aunque pasen los años, aunque no lo viviera yo, siempre hay alguien que no desistió en que se recordara, en que lo supiéramos, y siempre nos encargaremos recordadas.

No podemos permitirnos flojear, debemos mantenernos, como dice Rodrigo, en pie, aunque a veces, hay momentos que toda esta basura a una le mata viva.

Solo es un momento, en nada, estoy otra vez en pie. Pero debo permitirme este momento.
Luego, ya no podrán, no podrán...