viernes, 15 de mayo de 2009

Energía renovable

Escuché por ahí que algunas culturas sostienen que los hombres deben contener la eyaculación para no desperdiciar energía. Pero siempre he dudado de esta teoría. O quizás es que no sirve para explicar a las mujeres, que al no ser parte de la historia, y mucho menos de la historia de la sexualidad, vamos descubriendo-nos mientras vivimos. Y si no, pensad en esto:


Anoche empezamos follándonos en los lavabos de un bar del cual no digo el nombre por discreción y obediencia: prometí comportarme para no escandalizar a "las familias" (¿qué familias?). Lo dejamos tan anegado que tuvimos que limpiar el suelo con tiras y tiras de papel de water... Seguimos follándonos salvajemente en la barra de la Bata como si fuera el Apocalipsis, dándole la bienvenida a la Majo de regreso del Machu Pichu como ella se merece. Continuamos en el claustro de una iglesia antiquísima, en el centro de la zona más "temida" del Raval, en lo que acabó siendo una orgía satánica... (Qué amante del celuloide no daría su vida por registrar esas imágenes: un pequeño oasis en medio del vertedero de Karcelona, el jardín a oscuras, la imagen de la iglesia recortándose en un cielo de cartón, los cuerpos sobre la tierra húmeda, piernas arriba, puños adentro, gemidos, chillidos, siluetas retorciéndose, confusión de extremidades y espaldas... una belleza ajena a cualquier Apocalipsis...)


De allí, en lo que ingenuamente consideramos una retirada, me fui con la Itzi al lecho familiar a reposar nuestros culos llenos de tierra. Pero al meternos en la camita y empezar a cotorrear como adolescentes hiper hormonadas, nos calentamos imaginándonos todo lo que haríamos a una serie de seres bellísimos que nos queremos follar, y acabamos follándonos durante horas hasta que sonó el despertador de la Eugenia...


A pesar de tal maratón, no se me escapó la mañana. Presenté otra subvención, fui a tomar cervezas con una amiga y compañera de sueños, comí con mi own private adolescente y luego pasamos juntos toda la tarde cortando el cesped y arreglando el jardín.


No me lo creo ni yo, pero es cierto. De lo que deduzco que, siempre y cuando no me exceda con el alcohol y no ingiera químicos, la eyaculación y el sexo en profundidad regeneran mis células, me activan la conexión neuronal y me dejan con un humor y un estar en el cuerpo que abro camino al andar.


Este fue el descalabro de Sant Jordi, pero esta vez nos dejaron celebrar el cumple de Mariana en el bar con la condición de que no follábamos en los sillones en horario escolar. Asi que anoche trasladamos la bacanal a la Bata, regando con nuestras aguas benditas al personal. Me preguntó porqué, si el sexo aporta tantos beneficios, está tan mal visto...

3 comentarios:

ex_dones dijo...

ay zorri, cuánta hembra en celo,
k riko... no tengo palabros, sólo moratones...
grrrrrrrrrrrrr

Lubna Horizontal dijo...

Los beneficios indiscutibles... pero tengo las rodillas desolladas de follarte y un delicioso dolorcillo anal (junto con otros múltiples dolores en el resto de mi cuerpo)

Gracias por esa velada tan románica y tan guarra, eres lo mejor.

Fdo: Tu cunilingüista a full time
Dina

Helen dijo...

jaja... somos nuestro propio haren...

todo mi ser agradecido, perrakas