sábado, 4 de julio de 2009

Lilith



Lilith, por Dante Gabriel Rosetti

Lilith, la primera mujer, hecha con barro y no con la costilla de Adán, capaz de enfrentarse a Adán por no querer yacer bajo él para tener sexo, y al mismo Dios, nombrando su nombre prohibido ante su orden de sumisión.

Así, fue expulsada a los márgenes de la Historia, condenada al peor castigo humano, la eternidad, devenida vampira, femme fatal, la encarnación de la sensualidad y la lujuria, temida igualmente por hombres y mujeres por su desfachatez en el reclamo de su libertad.




"Soy la advenediza
La que llegó al banquete
Cuando los invitados comían
Los postres.
Se preguntaron
Quién osaba interrumpirlos,
De dónde era,
Cómo me atrevía a emplear su lengua,
Si era hombre o mujer,
Qué atributos poseía.
Se preguntaron
Por mi estirpe
'Vengo de un pasado ignoto -dije-
de un futuro lejano todavía
Pero en mis profecías hay verdad,
Elocuencia en mis palabras
¿Iba a ser la elocuencia
atributo de los hombres?
Hablo la lengua de los conquistadores,
Es verdad,
Aunque digo lo opuesto de lo que ellos dicen'.
Soy la advenediza
La perturbadora
La desordenadora de los sexos
La transgresora...".


Cristina Peri Rossi, Condición de mujer.


1 comentario:

Rafa dijo...

Alto relato che..., me gustan tus ideas...y lo que decís, bueno puedo seguir visitando este blog ? jaja! saludos