miércoles, 15 de julio de 2009



Mi hijo (13 años, bici BMX, peinado estilo mod, gorro de lana en la cabeza con 30º a la sombra) acaba de llegar a casa después de un mes de viaje. Mientras yo estoy sentada tecleando frente al ordenador, él desde su habitación me avisa:

_ ¡No pienses en voz alta!
_ Es que estoy acostumbrada a estar sola - me justifico.
_Pero ahora ya no estás sola. Ahora tienes un hijo. Que te lo recuerdes - dice en su idioma torcido.


Me hace mucha gracia que vea la maternidad como un estado cambiable y, por tanto temporal. Él sabe perfectamente que no soy "siempre" madre. Y no sólo lo sabe, sino que lo desea. "¡Qué postmoderno!", se podría decir. Yo digo: ¡Qué bonito!


Firmado: Happy Temporal-Mummy

1 comentario:

la Quimera Rosa dijo...

pues sí, es de lo más bonito que puede haber. creo. bezazo. una relación no obligatoria. y.