martes, 8 de septiembre de 2009



qué bueno tener donde cogerse y enredarse
hasta que se te multiplican los miembros
y te desmembras...

3 comentarios:

anonimo dijo...

Natália Correia

"La Víspera del Prodigio! - IV

Creo en los ángeles que andan por el mundo,
creo en la diosa con ojos de diamantes,
creo en amores lunares con piano al fondo
creo en leyendas, en hadas, en atlantes;

creo en el ingenio que falta -mas fecundo-
de armonizar las partes disonantes,
creo que todo es eterno en un segundo,
creo en un cielo futuro que tuve antes,

creo en los dioses de un astral más puro,
en la flor humilde que se apoya en el muro,
creo en la carne que enfatiza el más allá,

creo en lo increíble, en las cosas asombrosas,
en la ocupación del mundo por las rosas,
creo que el amor tiene alas de oro. Amén."

creo en ti preciosa, alf

anonimo dijo...

Natalia Correia
(hoy la estoy buscando desesperado por sus palabras y versos mientras estoy freiendo un monton de esparragos trigueros con saBOR A TERRA. Es que anoche soñé con su hija, LA profa de portugués en el instituto que me dedicaba la poesia de su madre, en la ultima página de los exames, escrita en tinta roja otras veces verde)

Quien es Natalia Correia:
Poetisa, novelista y ensayista portuguesa nacida en Ilha de São Miguel, Islas Azores. Luchadora incansable contra el fascismo, fue diputada del Partido Social Demócrata Portugués, regentando una bodega-tasca, palacete de vino y poemas en Lisboa, que era un lugar conocido por todo escritor de la metrópolis que se preciase. Influida por el surrealismo, su escritura manifiesta una vocación dionisíaca y excesiva que tiende a aprehender mágicamente la realidad y a transformarla mediante una exuberante imaginación, plasmada en metáforas a veces insólitas que sorprenden al lector. Su extensa obra poética se encuentra reunida en O Sol nas Noites e o Luar nos Dias (1993). Escribió además las novelas, Anoiteceu no Bairro (1946), A Madona (1968) y A Ilha de Circe (1983); las obras teatrales O Progresso de Édipo (1957), O Homúnculo (1965), O Encoberto (1969), Erros meus, má fortuna, amor ardente (1981) y A Pécora (1983); y los ensayos Poesía de arte y realismo poético (1958) y Una estatua para Herodes (1974). Natália Correia, una de las figuras más importantes de la poesía portuguesa contemporánea, murió el 16 de marzo de 1993 en Lisboa.

Como solemos dezir en las illas- "toma lá um petisco"

Helen dijo...

gracias por este regalo

yo creo en nuestra fuerza, que es nuestro amor