martes, 27 de octubre de 2009

La democracia a debate, otra vez....


Hace unos días estamos con la polémica sobre el boicot al cantante de dancehall jamaiquino Sizzla. Este cantante y su productora española defienden lo que ellos llaman su "derecho a expresión". En este caso, incluye cantar canciones con versos como "mata a un marica y sé feliz".

Podéis ver más detalles sobre el tema en la página del FAG y en este artículo de El País


Ayer al mediodía, en el programa Carne Cruda, se realizó un debate entre el productor y el portavoz del FAGCE, Eugeni Rodriguez. El productor dijo que "los grupos de gays y lesbianas levantaban polémica para tener prensa" y que "Sizzla, que es mi amigo, no ha cantado en su concierto en Barcelona ninguna de las canciones homófobas". 


Por un lado, me parece más que risible el decir que un movimiento de derechos humanos inicia un boicot contra quien considera que está realizando actos homófobos porque está buscando publicidad. En primer lugar, los movimientos sociales no necesitan propaganda política porque no se presentan a elecciones. En segundo lugar, no somos una empresa y no tenemos que vender ningún producto. ¿Para qué queremos publicidad? ¿Para que la gente nos conozca? Lo que quieren los movimientos sociales es que la gente conozca sus reivindicaciones y sus derechos, y eso es un ejercicio democrático. Las herramientas son los medios de comunicación pero casi en un segundo plano: no somos tan importantes. Nos valemos más de manifestaciones.


Por otro lado, el defender a su amigo Sizzla como no homófobo porque "no cantó ninguna de sus canciones" que sí lo son no significa que este señor no esté incitando a la violencia homófoba. Lo que me hace gracia es que nadie en la sala entiende la letra de sus canciones. Pero si por ello no propusiéramos un boicot es como decir que no nos importa lo que haya dicho o hecho aquel tal Hitler porque hablaba en alemán y no le entendíamos nada. 



 Agresión a un "sospechoso de homosexualidad" en Jamaica


La responsabilidad de su homofobia a de ser asumida tanto por el señor artista como por el señor productor. Y al movimiento social le corresponde seguir luchando, democráticamente, por la defensa de los derechos humanos. Lo que nos aterra es que en Jamaica la homosexualidad es una sospecha, un delito y una condena: a la gente se la llega a matar por si acaso se le abrió el culo más de lo debido o si su lenguita se posó sobre un capullo prohibido. Y toda aquella persona que haga apologia de esa violencia a de ser denunciada, esté donde esté, sea cantante o no.


Lo que me parece completamente intolerable es que se defienda a Sizzla diciendo que en democracia "cada uno puede decir lo que quiera". ¿Y si quemo una bandera española que pasa? ¿Y si me limpio el culo con una foto del rey? ¿Y si digo que ETA tiene derecho a expresarse como mejor le parezca? ¿a que estas "libres expresiones" no son consideradas democráticas? ¿A que me aplicarían la ley antiterrorista por ser antidemocrática?


Señoras y señores, hay unas leyes y hay que cumplirlas. Tanto Sizzla como yo. Eso es democracia. Lo otro es ignorancia y, por supuesto, violencia.

3 comentarios:

Lubna Horizontal dijo...

Yo quiero decir que me encanta la música reggae, dancehall, ragga y demás ritmos provenientes de Jamaica y que no todos ellos tienen letras homófobas, pero como en todo movimiento musical siempre hay algunos que se salen de madre.

De hecho, la mayoría de las letras lo que promueven es el amor, la paz, la memoria de los esclavos, la justicia y la felicidad.

Cantantes como Sizzla, al que reconozco haber escuchado sin tener ni puta idea de lo que decía, merecerían algo más que un boicot, pero demonizar por extensión a toda la música proveniente de Jamaica (copio esta frase del manifiesto "prou APOLOgia..." que me ha edjado a cuadros: Esta mañana se estrenó en El País, la campaña boicot, promovida por el FAGC y el Observatori Contra L`Homofòbia, al cantante Sizzla y al estilo de música reggae/dancehall que hace apología de la homofòbia) me parece una imprudencia. Al estilo de música reggae/dancehall??? Creo que hay que ser muy ignorante para redactar una frase como esa. Boicot a la música reggae?? Joder, un poco de criterio, no?
http://www.youtube.com/watch?v=SVK2K_Gz9QA

Por cierto, el flamenco está plagado de machismo y homofobia (menos explícita, más sutil) y nadie monta en cólera...

HelenLaFloresta dijo...

estoy de acuerdo. Me parece tan ignorante como boicotear el hip hop por homófobo y machista, y también al pueblo mejicano, de paso, y no sigo porque sería infinito...
por eso me refiero específicamente a Sizzla y al respeto de unas leyes que nosotras sí, siempre, nos tenemos que tragar con toda su injusticia y su parcialidad.

He utilizado durante años el hip hop como herramienta contra la violencia y medio de expresión y resolución de conflictos, y fue una experiencia muy positiva. Aprendí que hay gran cantidad de artistas y tendencias y, sobre todo, que siempre existe la posibilidad de crear de nuevas.

Pero eso no quita que Sizzla y su productor me resulten más que antípaticos: por su prepotencia y por su homofobia disfrazada de expresión democrática. Y cualquier apología a la violencia homófoba ha de ser denunciada, tal y como lo especifican la ley y mi código ético.

anonimo dijo...

"al estilo de música que hace apologia de l´homofobia"_ No significa todo el estilo de música reggae/dancehall pero sí "el que hace" apologia del extermínio de los homosexuales.

El Obs. Contra L´Homofobia ha elaborado un informe basandose en los informes de Human Rights Watch, Amnistia Internacional, testimonios de los activistas gays en Jamaica, investigadores de la filosofia "Fire Burn" presente en la música reaggie/ dancehall, articulos de prensa británica, española y jamaicana. El mismo informe podeís encontrarlo en castellano y en catalán, en adjunto, en el mail que anteriormente se ha considerado como "ignorante" y del cuál os dejo un extracto:

"La filosofía del “Fire Burn” cree en el fuego como una fuente espiritual y una fuerza de reconstrucción que “ha cruzado la línea entre la retórica y la realidad”, según Gregory Stephens , escritor, periodista y profesor de Comunicación Interracial en la Universidad de Nuevo México. En su libro Sobre los usos del fuego en una Cultura de Amor y Rebelión, sostiene que “Una de las principales fuentes de energía creativa durante el Renacimiento Rasta de mediados de los noventa fue el surgimiento de un grupo de artista Fire_ Boboshanti como Sizzla, Anthony B y Capleton. Si las principales voces de principios de los noventa (...) hablaban de conscious reaggie (reggae consciente) y trabajaban desde el mensaje del One Love (Un Amor), los Bobos transmitieran una energía muy diferente (…) abogando por una filosofía de supremacía negra”… y heterosexual.
(..)Gregory Stephens sostiene: “Los battyman (en criollo jamaiquino, común en las líricas del reggae/ dancehall y desconocido por la mayoría la gente fuera de Jamaica); es decir, homosexuales, han sido el punto focal de más fuego ardiente que ningún otro grupo o institución (...) Hay muchos DJ´s y oyentes que comparten esta homofobia violenta, por supuesto. Otros sólo están interesados por las vibraciones de la música, el sonido, y no se cuestionan el mensaje. E incluso otros optan por mirar a otro lado, aunque no estén de acuerdo”.


El Obs Contra L´Homofobia RUEGA que aquellos que identifiquen mensajens en la música, cine, literatura, etc que promuevan el odio y el asesinato de las personas GLT, nos informen, de modo a que se proceda a su denúncia como atentado contra los Derechos Humanos.