lunes, 2 de noviembre de 2009

Master en Corrupción


Un activista de Honduras que estuvo recientemente de "gira" por Europa me dijo una frase que viene muy a cuenta en estos días: "He venido a la escuela de la corrupción". Yo diría que más que la escuela, esto es la universidad.

Estas semanas los diarios nos bombardean con detalles sobre lo que llaman "tramas de corrupción", es decir, la clase política española llenándose los bolsillos a costa de la ciudadanía. Es difícil entender y, sobre todo, recordar, quién robó qué para quién, teniendo en cuenta que las tramas en cuestión no paran de brotar como los hongos.

Lo que más me preocupa del tema es que, entre tanta trama, una tapa a la otra y acabaremos por olvidarlas a todas, sepultadas mútuamente por nuevos descubrimientos de corrupción. ¿Y qué pasa con los ladrones? ¿Cae sobre ellos el peso de la ley de la misma manera que sobre el resto de los mortales? Por poner un ejemplo, ¿qué pasó con Javier de la Rosa, calificado por Jordi Pujol como "empresario modelo"? Tras un juicio que duró más de 10 años se le condenó a 3 años de prisión tras reconocer que había robado 70 millones de euros de las arcas de Gran Tibidabo, entre otras pequeñas cosillas, pero se le absolvió del delito de fraude fiscal. ¿Os parece proporcionada la sentencia? En el caso estaba implicado hasta el rey, pero como es intocable jurídicamente por la misma Constitución (ni que decir, por la prensa) nunca sabremos cuál fue la verdadera implicación de este venerable señor. ¿Se quedó con el dinero o no tuvo nada que ver? Nunca lo sabremos...

Me pregunto cómo es posible que las cosas lleguen a estos extremos sin que nadie se diera cuenta antes. ¿Cómo es posible que yo, una pringada que ha estado más de la mitad del año en paro, tenga problemas para presentar la declaración de Hacienda? ¿Cómo es que Hacienda es tan quisquillosa con una tía que ingresa una miseria y se le pase por alto los miles de millones de euros desaparecidos de un ayuntamiento?

Pues parece ser que los ayuntamientos no son fiscalizados por Hacienda, sino por la Sindicatura de Cuentas, el ente censor específico de las finanzas públicas catalanas. Toma paloma. Qué buena idea, ¿no? Y si, por una de esas casualidades alguien, por honestidad (para quien haya olvidado su significado) o porque  no se siente lo suficientemente untado, decide investigar cuentas públicas, debe presentar un informe al Parlament. Parece ser que sobre el Ajuntament de Santa Coloma habían recaído sospechas de corrupción, por lo que se presentó un informe detallado al Parlament, pero o bien no se lo leyó nadie o bien quien lo leyó decidió correr un tupido velo. Lo mismo pasó con el Palau de la Música: informe y silencio.

Lo que no me queda claro es qué instrumentos tiene la ciudadanía para fiscalizar o exigir cuentas a la clase política. ¿Cómo es posible que cada uno de nuestros más que vanales actos, políticos o no, sean supervisados por la autoridad o por su apéndice, la cámara, pero que la clase política haga lo que le salga del culo? No nos dejan ver según qué películas ni podemos follar cómo ni con quién queremos por razones de ética; ni comer determinados manjares o ingerir ciertas sustancias, por razones de salud pública; no nos está permitido utilizar el espacio público sin cumplir unos reglamentos que se alejan considerablemente de nuestras necesidades, como por ejemplo, jugar a la pelota en una parque o beber una cerveza en una plaza.; no podemos decidir sobre nuestros cuerpos con responsabilidad ni expresarnos libre y respetuosamente sin que nos caigan encima una horda de rapaces censuradores. Muchos de nuestros actos cotidianos son considerados una amenaza a la paz social. Pero robar miles de millones de las arcas del Estado parece ser condición sine qua non para presentarte a las elecciones.

Me pregunto qué separa a la clase política europea de la africana, tanto que les gusta dar consejos sobre el saboir faire. África y Latinoamérica aprendieron muy bien la lección del maestro: todos para uno y uno para su bolsillo.

2 comentarios:

Sweet and Tender Hooligan dijo...

pecadora mia
te mande el trabajo anti familia pro manada
lo viste
en enero te beso

HelenLaFloresta dijo...

no lo recibí.. aqui se t espera, hooligan!