miércoles, 9 de diciembre de 2009

Aminatu Haidar, la poderosa



Se pueden decir muchas cosas de Aminatu Haidar. El Sr. Ministro de Exteriores de España, por ejemplo, ha dicho que "Es una tozuda". También es interesante de destacar la opinión del jefe de la diplomacia de Marruecos, que la considera un "instrumento de Argelia y el Frente Polisario utilizado para bloquear las negociaciones políticas sobre el Sáhara Occidental en las Naciones Unidas"
Al mundo occidental le ha parecido bien que Aminatu Haidar se "exprese", pero "con discreción", agregó la clase política. No piensan lo mismo en Marruecos, en donde ha sido encarcelada, torturada y expulsada.

Ella sostiene que se han vulnerado sus derechos humanos fundamentales y, como activista de los derechos humanos, es su deber luchar hasta el final. Lo que en este caso significa la muerte por inanición.

Podríamos hacer muchísimos alegatos izquierdistas, anticolonialistas, tercermundistas, feministas, pacifistas y revolucionarios sobre la causa y la forma de lucha de Aminatu Haidar.

Pero lo que a mí me fascina y emociona cada día es que un ser en apariciencia tan insignificante físicamente como es Aminatu Haidar utilice su cuerpo como herramienta contra una monarquía corrupta y déspota y logre ponerla en la estacada. Que una mujer que como tal ocupa un nivel jerárquicamente muy por debajo de un ministro, logre hacer rabiar de impotencia a ese ministro, a un juez y a toda la clase política de una monarquía africana, un país europeo y un organismo internacional del calibre de las Naciones Unidas.

Y lo que me conmueve profundamente es que esta mujer consiga mover el tapete de la diplomacia marroquí, española, europea e internacional a través del mecanismo históricamente reservado a las mujeres como arma de opresión: la negación, es decir, el no hablar, el no dejar(se) ver, el no comer.  Así, transforma el silencio en voluntad de no hablar; el no comer en voluntad de no ceder; el no negociar en voluntad de transformar el futuro de una nación.

Ya quisieran todos esos monigotes que pueblan la clase gobernante la perseverancia -que no es lo mismo que tozudez, señor Ministro- y la férrea voluntad política de Aminatu Haidar.

La prensa la compara con Gandhi. Peor aún, dicen "la Gandhi marroquí". No me gusta nada la comparación. Aminatu Haidar no se pone al frente de nadie sino que recoge apoyos. Aminatu Haidar no estudió en Londres sino que cria hijos en el Sáhara. Aminatu Haidar no quiere hacer la revolución pacífica: exige la independencia de un territorio abandonado por España y aplastado por Marruecos. Y no estoy criticando a Gandhi, sino que afirmo que Aminatu Haidar no es la sombra de nadie. 

Y repito su nombre varias veces para no olvidarlo. Se trata de la activista saharaui Aminatu Haidar, la que para hacer no hace.

5 comentarios:

Lubna Horizontal dijo...

"La que para hacer, no hace". o la que "hace sin hacer" más bien, porque como tú dices, ese cuerpecito minúsculo (ahora más minusculo que nunca seguro) está haciendo mucho con su huelga de hambre.

no creo que acabe muerta, la verdad, cederán, los borricos cederán.

un abrazo,
Diana

anonimo dijo...

esperemos que sí! que los borricos cedan, tal como dice Di...

Antonio dijo...

Opino que España abandonó al pueblo saharaui a su "mala" suerte aquel 1975. En unas circunstancias verdaderamente difíciles, Franco agonizante, aquí no sabíamos si ibamos a salir a tiro limpio una vez muerto el dictador. El ejercito español salió por piernas, porque aquello no fue un repliegue, fue un "sálvese quien pueda" al parecer. Hasan II enviando a (dicen) 350.000 muertecitos de hambre contra la frontera del Sahara. Enfin, para olvidar. Los sucesivos gobiernos han jugado al inmovilismo, por eso me parece muy injusto que ahora se centren todas las críticas en Zapatero. Tampoco ahora se está haciendo bien, pero no me negaréis que Haidar, que merece todo mi respeto, sólo se ha puesto chulita cuando ha estado en España. No veo que les planteara una huelga de hambre a los marroquíes. Se está negando a cualquier oferta que España le hace, desde pasaporte, residencia, traer a sus hijos......... y un largo etc. Ya sé que me diréis que su lucha es hasta el final, pero me parece injusto por sus propios hijos. Hay un título de película española que puede reflejar su situación si llega al límite y es "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto", pues me temo que eso pueda suceder con ella. Alguien recuerda a Bobby Sands, militante del IRA en tiempos de la Tatcher que se dejó morir? pues supongo que ahora le recuerda su familia y un par de murales en el Ulster. Creo que Haidar vale más para la causa viva que muerta. Pero como dice Moratinos es tozuda. Por cierto yo peso 56.2 y no he hecho huelga de hambre ni nada que se le parezca. Es algo sospechoso que no se deje mirar por ningún médico no? saludos y que sea lo que Dios o Alá quiera.

HelenLaFloresta dijo...

gracias por tu comentario, antonio. Difiero contigo en dos cosas: 1) Aminetu no se hace la chulita en España, ha estado detenida (con tortura incluida) varias veces en Marruecos por su condición de activista; y 2) no rechaza a cualquier oferta de España, porque solo quiere que se cumpla su petición: volver al Sahara Occidental, opción que nadie le ha ofrecido de momento.

España debería aceptar su responsabilidad en este asunto, Aminetu es solo la punta del iceberg. El problema es que los sucesivos gobiernos españoles tienen mucho que perder:negociaciones sobre inmigración, por ejemplo...

la Quimera Rosa dijo...

un beso wapisima...tanto tiempo...a ver cuando nos vemos...cumple de alf quizá?yo iré
tu hija te echa de menos,

ce