sábado, 6 de febrero de 2010

Fuera de lugar

Tengo la piel arrugada.
Los huesos chillan cuando intento un movimiento.


El pelo ya no es pelo:
Hebras grises y blancas que caen ralas
Desde el territorio yermo del cráneo.


Los párpados gruesos
La mirada turbia
Los dientes ausentes.


Miro por la ventana.
El viento se lleva nubarrones
Hacia un lugar que nunca veré.


Me duelen esas nubes.




Presiento el final
Pero se me resiste.
Quiere que le espere.


Lo recibiré dormida
Flotando en el sueño de la amapola
Más allá de la ventana
Más acá de esas nubes


En algún lugar que desconozco
Pero que puedo oler
Como las fieras adivinan la presa
Que les servirá de alimento.


Pero esta vez
Yo soy la presa.


Vencida
Olvidada
Apenas dormida.


En ese espacio incierto
Entre el olvido
Y la pereza de seguir viviendo.

4 comentarios:

Txus Garcia dijo...

"Me duelen esas nubes." Qué bello dolor otidiano, puro y desgarrador. I like it!

A sus pies, como siempre!

Diako Detektive Kosmonauta dijo...

Dolor que llega en invade cada pequeñez, cierto...
será la época?
será un inconseciente colectivo que no está entristeciendo a unos cuantos??
Joder!
pero si duele!

HelenLaFloresta dijo...

dudo que sea un inconsciente colectivo... dudo k exista... igual es k el dolor cuesta de reconocer y por eso, de nombrarlo... suena un poco idiota k te duela una nube, pero es verdad!

bss!!

HelenLaFloresta dijo...

gracias txus!
yo a los suyos ;)