sábado, 13 de febrero de 2010

Son Valentón

En un momento histórico atravesado por la guerra permanente, Occidente tradujo la inabarcable fuerza de lo Creativo como Amor cortés. Quizás motivado por la necesidad del platonismo en el desolado paisaje de los castillos feudales, quizás como antídoto a la matanza necesaria para anexionar tierras.

Así se instaló en el imaginario la idea de dos fuerzas opuestas que se buscan y se complementan atraídas para subsistir. Hombre y mujer, blanco y negro, nuevo y viejo, húmedo y seco: el amor romántico se construyó sobre la metáfora de la guerra.

Luego vino un tal Descartes que descartó durante siglos la gran paleta de colores entre los extremos de luz y oscuridad.

Pero los contrarios se repelen como imanes. De allí la desesperación inherente al romanticismo, su ineludible carga de frustración: la incomprensión cósmica.

Según otros puntos de vista, lo creativo es la concreción del equilibrio entre la oscuridad y la luminosidad. Pues estas no son dos fuerzas complementarias, dos medias partes de una naranja. Ninguna puede triunfar sobre la otra, por eso no hay lucha. Se trata de comprensión y aceptación, no de oposición.

Las fuerzas aparentemente opuestas conviven en el devenir. Lo luminoso y lo oscuro se unen y se repelen para poder subsistir: el triunfo de la oscuridad es la noche de los tiempos; el triunfo de la luminosidad, la ceguera eterna. La desaparición de cualquiera de las dos fuerzas llevaría al desconcierto: un paisaje nocturno en el que apenas se adivinarían los propios pasos o un desierto de sal en pleno mediodía.

Es tarea humana aceptar el devenir eterno. Esto significa reconocer la muerte que contiene toda vida, la creatividad de todo sueño. Al dormir sigue el soñar, al soñar el despertar, al despertar el crear, a la creación el agotamiento, al agotamiento el sueño, al sueño la vigilia, y así sucesivamente.

Aceptar lo que se supone opuesto es reconocerlo y comprenderlo. De esta comprensión surgen todos los seres y todas las cosas.

Y ¿qué es lo opuesto? Lo que no se comprende, aquello que no se puede abarcar, lo desconocido, lo innombrable. Por eso resulta diferente, porque es diferente de si.




La lluvia es el segundo carácter de abajo a arriba: cuatro gotas de lluvia cayendo desde una cortina de nubes que cuelga del cielo


Desde este punto de vista, el amor sería la lluvia que riega generosa a todos los seres. Penetra en la tierra y nutre las simientes. Sin ella, nada sobreviviría. Llena lo vacío y pule las salientes. Todo lo equilibra si se está en condiciones de recibirla: moldeará las rugosidades de las rocas y alimentará las hondonadas de los valles. De allí que el proceso de la creación no se da sin un equilibrio de todas las fuerzas: un exceso de lluvia pudre las semillas, su carencia impide el crecimiento.

Superado el romanticismo, el amor sería el poder de lo creativo, el equilibrio de la nutrición y el crecimiento, el riego que cae del inabarcable cielo donde tiene lugar el devenir infinito, la eterna sucesión de días y noches.

Aunque los humanos no puedan comprender el eterno movimiento de lo creativo, anclados en el escaso fragmento de sus efímeras vidas, es su deber aprehender los secretos del devenir para conseguir así obras duraderas.
 
PD: Son Valentón porque hay que ser valiente para arriesgarse a una versión pseudo china del amor... Para una versión perra ver: Leo y sus botas de 76 leguas

4 comentarios:

Sweet and Tender Hooligan dijo...

me encantas
sos demasiado para este mundo
la concha jugosa las piernas largas y la cabeza inteligente pero podes hablar como un carrero de arrabal
los chinos me la soban pero al iching le voy a hacer caso no?
esperar esperar esperar
mover las sombras

odio al amor cortes romantico y a las parejas
freelove free willy y free winona

HelenLaFloresta dijo...

jajaja!!! los chinos te la soban, pero los japos te soban...

el mejor piropo: hablar como carrero de arrabal.. la cabra pal monte tira, nena

PD: me cago en el amor

mery dijo...

San Ballantines
http://www.finestwine.com/labels/spirits-ballantines-whisky.jpg

HelenLaFloresta dijo...

jaja! ese es el unico ballantine k te gusta, perra??

chi vediamo dopo...muas!