martes, 16 de febrero de 2010

Una noche de Amor

Después de la noche que vivimos el domingo me siento afortunada, libre y amada. Diana y Leo se han ocupado ya de colgar fotos del acontecimiento. Las he recorrido buscando eternizar instantes, pero hoy siento la necesidad de decir algo más. Algo que no se alcanza a ver en las fotos.



Sé que mucha gente piensa que follamos como poseídas movidas por la urgencia química de ciertas sustancias. He sentido el odio y el asco, el morbo y el rechazo que provoca la energía amorosa que destilamos: el público del concierto que traza un círculo fronterizo entre sus miedos y la masa de sexo hirviente a pie de escenario, las miradas babeantes y las reprobatorias que atraviesan el aire, los insultos del segurata ya en el camerino, intentando desesperadamente borrar las visiones que seguro tendrá con una expulsión a última hora.



Pero todo esto no tiene nada que ver ni con las drogas ni con el exhibicionismo. El sexo para mucha gente descarado que hacemos no busca notoriedad, ni fotos ni expulsiones. Existe por necesidad: follamos porque nos gusta, porque lo hemos probado y no vamos a renunciar a su disfrute por unos mendrugos de normalidad. Sabemos que la normalidad no nos da de comer: ni nos paga el alquiler ni nos llena el deseo. Es más, nos interrumpe, nos toca las narices, nos agobia, no nos deja ser.



¿Las drogas? Sí, a veces vienen después, a veces no vienen; a veces son generosas, a veces pobres. Más allá de la omnipresente cerveza y el asqueroso tabaco de liar, las anfetaminas sólo ayudan a prolongar la conversación, a vivir la plenitud de la noche hasta que muere. ¿Por qué? Porque la noche nos permite existir más allá de las miradas reprobatorias, los castigos penales y las agresiones vecinales. Pero nuestra forma de amar es capaz de vivir mucho más allá y más acá de cualquier aliciente: nosotras somos el aliciente.



Y no somos más guays ni más listas: sólo hemos aprovechado la oportunidad de reconocer siglos de lucha contra la opresión sexual y utilizarlos para continuar el camino. No inventamos nada nuevo: recogemos la cosecha sin dejar de regar el terreno (lo de regarlo está absolutamente garantizado).






No sé qué diría América Scarfo si viviera, pero me permito el sueño de saberla perra amiga. Ella sería nuestra Zorra Suprema.

5 comentarios:

jorge dijo...

En verdad no es ni el exhibicionismo, ni la actitud de estar de vuelta de todo, ni las drogas ni el sectarismo fundamentalista. En verdad se trata de que le búsqueda frenética del placer, al final siempre acaba pareciendonos a muchos algo triste y doloroso.

Lubna Horizontal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lubna Horizontal dijo...

Querida fue una noche excepcional (y una mañana). Conseguimos mtrupsorojarle las bragas a la sra Lydia, que ya es mucho. Y nosotras, demostrarnos una vez más a nosotras mismas que nos amamos, nos deseamos y que somos consecuentes con ello. Por eso follamos donde y como nos place, motivos bien simples: amor y deseo.

Un besazo en el charco
Diana

HelenLaFloresta dijo...

jorge,
según la RAE, el exhibicionismo es la "Perversión consistente en el impulso a mostrar los órganos genitales". Creo que la perversión está en la mirada, no en los actos. Tampoco nos interesa mostrar los órganos genitales, básicamente porque están por todo el cuerpo.
Estar de vuelta de todo es sólo para quien piensa que ha llegado ya muy lejos, cosa de la que no nos enorgullecemos, básicamente porque preferimos estar a ir a algun sitio.
Lo de las drogas ya lo expliqué.
Y el sectarismo fundamentalista... las sectas cobran tributo, ya quisiéramos ser una! el fundamentalismo es: a. un movimiento religioso y político; b. una creencia religiosa basada en una interpretación de la Biblia; y c. una exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina. Difícil que estas 3 cosas tengan algo k ver con nuestra forma de vida...

y lo de la búsqueda frenética del placer... no los buscamos, de eso va el post: lo vivimos, y creo que no te imaginas lo maravilloso, dulce y feliz que te hace sentir vivir el placer en toda su itensidad.
salud

helen

Sweet and Tender Hooligan dijo...

drogas si
exhibicionismo tambien
vos sos la sensualidad sabelo siempre
me la estoy pasando tan bien que vuelvo
y tengo en la retina como un talisman tu imagen en la ultima fiesta
tu imagen de zorra maestra de guia
besos, enamorada de nuestra amistad