martes, 13 de abril de 2010

Pensando en un punto de vista transfeminist

"Nunca hemos sido humanos y, por tanto, no estamos atrapadxs en la trampa ciclópea de mente y cuerpo, acción y pasión, actor e instrumento." Donna Haraway



“La confianza”, dice Stengers, “es uno de los nombres del amor, y nunca se puede ser indiferente a la confianza que se inspira”.
Esta confianza nos permite redefinir la creencia: de una manera pragmática, en términos de “lo que crea” (en lugar de “lo que es”). Una creencia es lo que hace que las entidades estén “a disposición de” los acontecimientos.
Pero para poder articular esta definición de creencia con la de confianza, deberíamos marcar una distinción entre “estar a disposición de” y “ser dócil”. Esta diferencia se puede articular a partir de la posibilidad de “resistencia”. Cumplir las expectativas, estar a disposición de las creencias ajenas, no significa obedecer las expectativas o las creencias. La definición de creencias en tanto “disponibilidad” a los acontecimientos, en contraste con la “docilidad” sobre la que descansan algunas prácticas, no puede reducirse a cuestiones morales o sentimentales. Se trata ante todo de formular preguntas interesantes que permitan respuestas más articuladas, y por tanto, identidades más articuladas. Se trata de una pregunta epistemológica.

Este milagro de la afinación cambia radicalmente la pregunta por el cuerpo. Todos estos ejemplos plantean el mismo problema: qué (nos) hace hacer el cuerpo, a nosotros y nosotras y también al resto de las personas. Y todo sugiere que este cuerpo que “hace hacer” está básicamente articulado por los afectos. Lo que necesitamos es una nueva teoría de las emociones. 

 Vinciane Despret, "The Body We Care For: Figures Of Anthropo-Zoo-Genesis" (traducción libre


2 comentarios:

Anarco Cerda Sudaka dijo...

una teoria y una practica
o una praxis vital
zorri love

HelenLaFloresta dijo...

de eso hablaremos el sábado.. una praxis vital...