jueves, 6 de mayo de 2010

En otra galaxia

Hoy leí en ADN, diario de distribución gratuita, que es probable que exista vida extraterrestre. Para confirmarlo, citaban a prestigiosos cerebros académicamente garantizados, señores con títulos universitarios y profusas obras publicadas, financiados por diversas instituciones para llevar a cabo sus investigaciones.
Eso hacía mientras intentaba desayunar vegano como parte de la cura que me cuerpo me ha forzado a seguir, cosa absolutamente impracticable si se te ocurre ir a un bar. (La chica no podía entender que el atún, siendo un pescado, es también un animal)

Cuando volví al zulo donde trabajo, me enteré que un personaje también académico, también prestigioso, también subvencionado, y blablabla, ha tenido la gran visión de que la juventud necesita que se la adoctrine sobre las desgracias que padecen "las mujeres" en el resto del mundo, lugares como Afganistán o ciertos países de África caracterizados por la ablación del clítoris.

Estas cosas pasan una después de la otra, pero todo se junta en mí, aunque no sobre una línea, ya que en el cerebro no hay geometría euclidiana ni física newtoniana, en el cerebro no hay rectas ni procesos cíclicos. En fin, que me pregunto porqué mierda se gastan millones en extraterrestres pero no se traducen las obras maestras de la ciencia ficción en las que se han desarrollado planetas, galaxias, formas de vida y hasta lenguajes no terrícolas que, de tomárnoslos en serio, podrían darnos muchas pistas sobre cómo modificar más de un aspecto de esta a veces asquerosa vida terrestre. Me pregunto porqué tenemos que adoctrinar la juventud y no podemos dialogar para conocer sus miedos, sus deseos, su cotidianidad aplastada por una adultez mediocre, mentirosa, farsante, manipuladora y disciplinadora. Me enrabia mucho que tanto farsante y tanta pedante inútil generen la convicción de que el conocimiento es algo que poseen sólo un grupo de súper cerebros que merecen los sillones mullidos que recogen sus mugrientos culos. Aclamados cerebros y respetados sillones a quienes les importa una mierda los clítoris, sean africanos o colombianos, la juventud, sea catalana o paquistaní, y mucho menos la vida extraterrestre, en la que buscan un espejo o un enemigo, atrapaitos como están en sus cerebros binarios (binarismo= mente vs. cuerpo= pensamiento de sillón vs carne moralizada)

El dibujo es de Myriam Cameros y se lo dedico a Leo, la de la foto de abajo. Una manera de juntarnos y compartirnos las tres en esa otra nuestra galaxia.


Decíle a este culo qué pensás!!!!

1 comentario:

Anarco Cerda Sudaka dijo...

oh yes
es nuestra forma de juntarnos en la ducha

te mande textos de don bigote
pense en vos todo el tiempo que los lei
y me los manda un nene que es casi un adolescente y que bien podria ser tu amante tambien cosa que me gustaria debo confesarlo
compartir galletitas y afinidad y afectacion

yo de la ablacion del clitoris no voy hablar en tanto no se tenga en cuenta que los protocolos de normalizacion de cuerpos intersex tambien son barbarie en el clitoris, ah no pero eso es ciencia
y ni que hablar de lo que se hace con las personas que paren!!!!! episiotomia para comenzar.

en fin, como siempre todo un asco menos la amistad
te va a encantar el bigote

creo en el proximo luddita sos vos y la maternidad
un golazo