martes, 22 de junio de 2010

¿Quién no tiene cuerpo?

Cuando era pequeña y le hacía un regalo a mi madre para el Día de la Madre, ella lo aceptaba a regañadientes. "Todos los días son los días de la madre", me decía sin mirarme. Yo me sentía horriblemente ofendida, luchando contra la incomprensión cósmica de esa mirada. Pero cada año le volvía a hacer un regalo (una poesía, un objeto hecho por mí, un libro...). Para justificarme, podría decir que regalar es un acto generoso, un reconocimiento, una entrega. Pero en lo de tener un día marcado en el calendario del olvido, he de reconocer que mi madre tenía razón. 
Este es uno de los motivos por los que me salto el 1º de mayo y el 8 de marzo. Pero el 28J nunca. Me encanta asustar a rambleantes y mojigatas con nuestro desparpajo, invadir la rambla con un tumulto de plumas y lentejuelas, saltar sobre la ordenanza cívica y poner el cuerpo a merced de los estímulos callejeros. Siendo que no hay ser humano sin cuerpo, y no hay cuerpo sobre el que no se ejerza un control feroz, todos los días deberían ser el 28J, pero qué le vamos a hacer... yo espero mi regalo este sábado 26: una lluvia de orgasmos a la deslumbrante luz de este verano recién estrenado. 




Fragmento de la entrevista a Beatriz Preciado, Beto, por Leonor Silvestri: 


-¿No habría en ese optimismo una re-esencializacion de la sustancia de un sujeto?
-No, porque no son luchas basadas en identidades naturales ni siquiera sexuales, ni de pertenencia a una nación sino que son otra cosa, una transversal de minorías críticas. La dimensión ética no está diferenciada de la política. Las técnicas del yo son las mismas que las técnicas del agenciamiento colectivo. No es una alianza natural. Por ejemplo, migrantes y género no van separados. El pensamiento político hasta ahora pensado por la izquierda piensa en esas exclusiones. Pero yo me refiero a una alianza de malos sujetos de la izquierda, que debe ser pensada. La mayoría de feministas, gays, transexuales y transgénero radicales han sido expulsados de la izquierda, cuyo cuerpo ideal es viril, trabajador, reproductivo. Creo que la lucha es colectiva y que la redefinición del sexo y la sexualidad pasará por acuerdos colectivos. Hay otro lugar que se está reconfigurando desde las luchas que reclama un cuerpo que de alguna manera va más allá de los imperativos normativos de las leyes nacionales. Ese cuerpo se percibe como migrante, tránsfugo y no tiene ya lo que hemos llamado hasta ahora identidad en el sentido más administrativo, es decir, se trata de un cuerpo des-identificado.

-Es decir, no va a haber un sujeto revolucionario.
-No hay sujeto de la revolución, de eso estoy seguro. Pero la revolución y la guerra son constantes.




1 comentario:

Anarco Cerda Sudaka dijo...

a luchar con valor como decia aastroboy