sábado, 16 de octubre de 2010

Salir a la calle. Difícil tarea.

Banksy
 
El mundo es un laboratorio de violencia. 

Violencia es impotencia, es el Estado, la Iglesia, la Familia, el metro, un tsunami y, sobre todo, la falta de predicción de un tsunami. Es la jerarquización sin la que parece no sabemos vivir. Es no poder hablar. No saber. Olvidar. Recordar.

He actuado violentamente contra mí: contra mi cuerpo, contra mis deseos. Violencia física y psíquica. La he ejercido contra gente amada y no contra la policía. 

Han actuado violentamente contra mí: contra mi cuerpo, mis deseos, mis palabras, mis silencios. Violencia física y psíquica. Gente amada, detestada, cercana, nunca olvidada. 

Banksy
 
La violencia impregna el aire. La tengo anclada en la garganta. Ojala pudiera cantar.

1 comentario:

Lubna Horizontal dijo...

Lo más difícil de este sentiemiento violento es saber quien se lo merece y quien no. Yo aprendí no hace mucho que sólo quien me genera la violencia la merece, el resto, lxs que se quedan alrededor de mí en esos momentos, no necesitan esa mierda engendrada por otrxs, así que trato de protegerlxs de ello.
Soy como la cartera de "Conspiradores del placer": guardo mis bolitas para lanzarlas, a su debido tiempo, a quien realmente las merece.
No a la violencia descontrolada, sí a la violencia bien distribuida, esa que cumple karma y alivia neurosis.

mih
Diana