jueves, 10 de marzo de 2011

Serbia todavía existe

ahora no lo recordamos porque tenemos toda la atención puesta en las "nuevas revoluciones" de los "países árabes" (los del petróleo), pero hace muy poquito -antes de las low cost pero después de la caída del muro de berlín- hubo un guerra muy grande muy grande en un territorio antes llamado Yugoeslavia.
Una prueba de que no fue un sueño es esto:




LIFE AND DEATH OF A PORNO GANG

atroz como la guerra, cruda como el sexo... humana, en fin...

me resultó como una especie de priscilla reina del desierto después de un holocausto/apocalipsis/etc (una guerra humana sin más)... la película te lleva a situaciones rarísimas como lanzar una carcajada después de una violación masiva (una de las prácticas habituales en las guerras)...

la vi anoche, y hoy leo que el director del festival de sitges ha sido imputado por difundir pornografía infantil al permitir el pase de A serbian film, que no he visto pero por el trailer me devuelve a la estupefacción que pasé anoche mientras miraba la Porno Gang:



El titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) que le acusa no mira las noticias de la cena, porque sino habría imputado a tanta peña que no tendría tiempo ni para rellenar formularios

la peli todavía no la vi, pero la banda sonora, de Wikluh Sky, está buenísima:



después de pasarme los días pensando en las metáforas de la ciencia ficción, un baño de morbo hiperrealista (qué término tan poco acertado... es hiper porque no podemos soportarla, nada más) viene muy bien para no salir volando hacia otras galaxias.... al fin y al cabo, la ciencia ficción nació como representación de los traumas genocídicos de la postguerra y las amenazas atómicamente aterradoras de la Guerra Fría... estas películas serbias post guerra son la versión de la ciencia ficción del siglo veintiuno: la ficción utilizada para intentar dar una versión medianamente digerible de la realidad... aunque nos indigeste, señor juez de vilanova y la geltrú: lo que indigesta es la humanidad, no su representación.

No hay comentarios: