lunes, 11 de abril de 2011

Física, virtualidad y langostas para la cena

Desaparezco de la red durante un tiempo que fuera de la red se mide en días. Reclamo, ausencia, extrañeza, abandono. ¿Dónde te metes? ¿Qué haces? Te abandonamos, ya no dices nada. ¿No hay nada que te importe?, oigo al despertar. Paso, salgo al patio. Hablo, río, respiro. Lejos de Fukushima, de la represión policial, del desasosiego novedosamente cotidiano. Me abandono a la fantasía de que este patio, esa risa, esa conversación, son reales. El resto no me toca. Sueño de ojos abiertos.
Por la noche me asaltan otros sueños. Una mano bien fuerte me coge la entrepierna. La miro y es de metal, una mano robótica. Fría y poderosa. Luego envío un twit del estilo "qué está pasando aquí?! ¡Tenemos que hacer algo!". Recibe 76 retweets. Me detengo ante un avatar que es un río de montaña, fluye tanto que el agua desborda la pantalla. Su twit dice: "Esto es lo que necesitaba leer: una llamada a la acción. ¡Y tengo una buena idea! escríbeme!". Grito, intento despertarme. Pero el cuerpo no quiere volver a esta estúpida fantasía del no-pasa-nada. Prefiere seguir en la red.

El golpe seco de una puerta cerrada por el viento me hace abrir los ojos. Es tarde ya, pero estoy casi tan cansada como cuando me dormí. Tanto trajinar por esos mundos añorados me ha dejado exhausta.

De vez en cuando juego a no ser más que humana, pero siempre acabo rindiéndome a la evidencia de que eso es pura fantasía. Así que aquí estoy pues...

Para empezar, este jueves presento Autopsia de una langosta en la biblioteca de Vallvidrera, un lugar para mí entrañable donde visité por primera vez el I Ching con la ayuda de unas vistas magníficas al Collserola.



Mi única presentación en Barcelona me resultó triste y decepcionante. Hasta tal punto que un momento no sabía qué decía ni a quién. Espero que esta vez mi barrio me dé el cobijo necesario para sentirme un poco más en casa.

4 comentarios:

Pat dijo...

que en tu barrio y biblioteca te hagan sentir querida y acogida
que tu risa siga expandiéndose por ese patio que te mantiene lejos de Fukushima :)
un besito, helen... desde esta ventana con teclas y conexiones... (cuando nos veamos te voy a estampar porrón de besos bien carnales, nena! ;-D )

Marisol Salanova dijo...

Hoy he sabido que vienes pronto por Valencia para dar un workshop con Espe en C.A.P.A. (no me lo perderé!!). Ojalá haya también presentación del libro. Lamento la sensación que dices que te dejó esa primera presentación en Barcelona... Espero que aquello te de fuerzas para llevar tu libro a más lugares y seguir repartiendo esos maravillosos trocitos de ti. Un abrazo,
Marisol

magreb2005 dijo...

Pura poesía, eres magnifica. Te he escrito porque no puedo acceder a la wiki y ahora que lo logré me trata como una extranjera en mi propio espacio. Me dice que no me pueden mandar mi contraseña olvidada y no se si será casualidad o que debo parar de tanto producir...
un besote y sigue escribiendo asi de bien....

mono magnético azul dijo...

acabo de encontrarme esta langosta. y aunque no sea gran cosa tiene su gracia: http://vimeo.com/15584143