domingo, 19 de junio de 2011

para Maria Llopis

querida, estoy y no estoy. Llevo un reloj campesino de segunda mano que marca cuando sale el sol y cuando se pone, me saca a ver la luna llena y me sienta a desayunar, pero nada dice de horas ni de días. Pero recuerdo. Te prometí enviarte un pedacito del Tao de las mujeres que, en algún lugar de la conversación, tenía que ver con la entrañable imagen de una viejita en una mecedora y una señora en una silla de rafia contando batallitas sobre orgías, transfeminismos y pospornografías. ¡Qué monas!. La próxima intervención, directo al zoo...


Retorno
Una vez se han enfrentado los dragones, cruzado los desiertos y despejado el sendero del bosque, es la hora de volver.
Elige sabiamente. Reúne tus regalos recuerda tus lecciones. Ahora eres frágil. Sé delicada contigo.
Desde el exterior: entra. Desde el interior: sal.
Las fronteras son permeables pero peligrosas.
Los recuerdos son reclamados y las lecciones olvidadas.
Busca otras compañeras y di tus verdades, a menos que quieras que se olviden


La primera frase es la que traduje como las tres tareas a hacer en la vida, adjudicándome yo la tercera. Tengo la desbrozadora estropeada, pero ya me han dejado otra. Lo importante es recordar que es largo el camino a casa, así que todavía tengo tiempo...

1 comentario:

Maria dijo...

oooooohhhh
gracias guapísima!!!