martes, 11 de octubre de 2011

Rosario de Acuña

Rosario de Acuña, nacida Madrid en 1851 y fallecida en Gijón en 1923, fue una mujer librepensadora defensora de la separación entre Iglesia y Estado que tuvo que exiliarse en Portugal por su defensa de la emancipación y la igualdad de la mujer en todos los ámbitos. Atención a la fecha: finales del siglo XIX - principios del XX. La mujer es considerada un complemento del hombre, siempre a su servicio. La Iglesia controla la enseñanza y las almas de las familias obreras surgidas con la nueva industrialización.  Y esta damisela, en lugar de quedarse en su palacio  peinándose los rizos, dedica su vida a luchar por la Justicia, la Igualdad y la Libertad. Figura tan admirada como vilipendiada, tan adorada como perseguida, fue codiciada por todas las logias liberales de la época, iniciándose en la Logia Constante Alona de Alicante a los 36 años con el nombre de Hipatia.

Poetisa que renegó de la carga despectiva que el adjetivo tenía si eras mujer, fue pionera en casi todo: primera dramaturga y productora de sus propias obras de teatro; primera mujer en veinte años que estrena una aclamada obra en el Teatro del Circo y da un recital poético en el Ateneo de Madrid; casada, separada y amancebada; separada de la Iglesia Católica por su "desprecio completo y profundo del dogma infantil y sanguinario, visible e irracional, cruel y ridículo, que sirve de mayor rémora para la racionalización de la especie humana"; primer mujer que escala y pernocta en los Picos de Europa y pionera en técnicas de avicultura.
Traicionó su clase social de nacimiento, la aristocracia, ya que a pesar de haber nacida condesa jamás utilizó  su título nobiliario, para abrazar la defensa de la causa obrera y publicar sin miedo condenas implacables al conservadurismo católico y misógino. Abandonó su Madrid natal después de la retirada de cartel de su obra "El padre Juan" la misma noche del estreno. En ella, una pareja de librepensadores recibe los ataques de un cura que finalmente se descubre que es el padre de uno de ellos. Ante la censura, abandona Madrid. Viaja por Europa y regresa con el joven que será su pareja hasta la muerte, con quien vive en las afueras de Gijón, donde instala una granja avícola pionera por la que recibió diversos premios.

Una mujer a todas luces fascinante, valiente, arriesgada, honesta, todo un escándalo para las clases conservadoras de la época y del presente, ya que poco se habla de su vida y arte más allá de las tierras asturianas. Sesenta años antes que Evita, escribió Rosario sobre "Los descamisados":   http://www.telecable.es/personales/mfrie1/obras/articulos/descami..htm
Dejo un poema de muestra y, más abajo, links para quienes sientan curiosidad por quienes lucharon incansablemente por tantas libertades que hoy damos por sentadas y que, aunque no lo creamos, siguen siendo ilegítimas para grandes y poderosos sectores de esta sociedad.


EL GOLFO

Ya me marcho; no te asustes: tu levita,
ese pingo bien cortado,
tan lustroso y tan planchado,
que el olor de la carroña no te quita,
no será por mí manchado.
En presidios u hospitales me pudro, pero muero,
mientras tú vives podrido;
que tu corazón entero
de gangrenas y gusanos es un nido.
Eres siervo de ti mismo;
hasta el cuello y los zapatos te agarrotan,
y en tu alma ¡cuánto abismo!
¡qué de ambiciones rastreras
se entrecruzan y apelotan
amasadas en el fondo de tu bárbaro egoísmo!
Me preguntas quién me envía sobre el mundo, ¡desdichado!,
¿no conoces tu pecado?
Soy engendro de tus horas;
con tus vicios y pasiones destructoras
a la senda de la vida me has lanzado;
soy piltrafa de tus carnes, y mi aliento
es el vaho que trasuda tu corrupto pensamiento;
soy tan vago y tan astroso
por ser tú tan sibarita y vanidoso;
que en el límite borroso
donde acaban y terminan las harturas y hermosuras
surgen siempre las vilezas.
¡Desde las altas grandezas
a las míseras honduras
los seres van enlazados en cadena sin roturas!


Documental http://www.rtve.es/alacarta/videos/mujeres-en-la-historia/mujeres-historia-rosario-acuna/835285/
Más info: http://www.telecable.es/personales/mfrie1/index.htm

2 comentarios:

Volianihil dijo...

Me entristece no haber sabido nada de ella hasta esta entrada. Pero me alegra que hayas publicado y difundido esto para que podamos conocerla mejor, de otro modo seguiría igual, sin conocerla, siendo ella posiblemente una de las mujeres -una de tantas- que deberían ser imprescindibles en mi vida (y en la de los demás). El destino de este tipo de gente siempre es oficialmente penoso, por eso su lucha tiene más sentido aun, porque siguió luchando hasta que se fue. Y ahora también, pues al conocerla y no caer en el olvido todo vuelve al "presente", un ejemplo de "futuro". No sé qué más decir, supongo que GRACIAS por esta entrada.

HelenLaFloresta dijo...

acabo de leer dos libros sobre Rosario de Acuña (acabo, en esta mañana, los dos, imposible parar): "Rosario de Acuña. Literatura y transgresión en el fin de siecle", de Marta Fernández Morales; y "Rosario de Acuña en Asturias", de Macrino Fernández Riera. He quedado fascinada. Sólo una historia: a sus 60 años vivía recluida en las afueras de Gijón, donde cuidaba su granja y escribía mientras el vecindario se dedicaba a dilapidar su casa con una cantera abierta especialmente a tal efecto: castigar a la heterodoxa, la bruja, la mala mujer, la feminista, la obrera, la loca...