domingo, 27 de noviembre de 2011

contra el pesimismo

1.
Los sueños comparten con el lenguaje el poder de crear mundos. Ambos pueden verse como tecnologías, como instrumentos de comprensión y transformación.

2.
Dios creó al hombre, luego pensó un rato y creó a la mujer. Pero antes, y desde entonces siempre, la tecnología del lenguaje creó a Dios.

3.
Sueños y lenguaje se funden en el relato de Dios, la fantasía mejor contada de la historia. ¿Hay algo más poderoso que el relato de ese Ser que no hemos visto, aún en una sociedad alucinada por la legitimidad que se otorga a la mirada? Ver para creer, dicen luego…

3.
La Ciencia y Dios crean el mundo a medida que lo nombran. Te llamas Adán y eres un hombre. Te llamas VIH y eres un virus. Luego resultó que a Adán le salió un engendro de la costilla y que el VIH era un retrovirus. Pero ambos consiguieron el fin por el que fueron nombrados: imponer el orden que emana de la obediencia.

4.
El lenguaje crea realidad tanto como la ciencia basada en el método experimental; lenguaje y ciencia experimental repiten ante testigos la reproducción aislada de una supuesta verdad, uniendo en un único gesto la creación y la demostración de existencia de lo creado.

5.
Si la ciencia sólo abarcara lo demostrable, la física cuántica no existiría. Que las cosas sean posibles no significa que sean demostrables.

No hay comentarios: