viernes, 18 de noviembre de 2011

respuesta a la lokal kuir

Ayer envié el siguiente texto. Me parece necesario debatir sin tirarse los trastos por la cabeza ni lanzarse acusaciones, pero como no estaré in situ para recibir o esquivar tortazos, al final del texto he aclarado algunos puntos para contextualizar algunas de las reflexiones:

"Hace unos cuantos años, en los inicios del llamado movimiento posporno, he estado entrando y saliendo del Macba (1) durante dos años con la inocente esperanza de impulsar nuestras políticas hacia afuera del guetto, igualmente me pasó con la universidad intentando impulsar estudios queer. Siempre me mantuve firme en mis posiciones políticas por lo que, obviamente, fue marginada, expulsada y ninguneada por esas mismas instituciones y personas que me habían llamado a participar (no olvidemos que son las personas las que accionan dentro de las instituciones), además de que mi trabajo fue reciclado y publicado posteriormente sin siquiera comunicármelo (2). Mis reflexiones a partir de esta experiencia (3) son:

1. creo que la cuestión no es tanto trabajar o no para las instituciones, sino desde dónde. Okupar espacios institucionales manteniendo las prácticas colectivas y asamblearias es posible, pero sólo en intervenciones circunstanciales y consensuadas surgidas desde los mismos colectivos y no a petición de la institución. un reclamo es la antítesis de una invitación

2. creo que acudir dócilmente al llamado institucional es como ir a cenar a la boca del lobo. El único interés de las instituciones en alojar o impulsar políticas colectivas es absorberlas y despolitizarlas. ¿qué interés pueden tener la UNIA o el Reina Sofía en las políticas transmarikabollo sino es para definirlas, encasillarlas, enmarcarlas y exponerlas, vaciándolas así de todo potencial de transformación? si realmente les interesa, ¿por qué no se involucran en las acciones cotidianas de los colectivos, o se ponen en contacto con ellos para conocer sus intereses y propuestas?

3. como dice el dicho, somos pocas y nos conocemos mucho... ¿quiénes son las que están siempre "llamando" desde la institución, y quiénes las que acuden? ¿qué beneficio político hay en participar en eventos convocados por las instituciones? ¿acudirían las instituciones y las personas que trabajan en/para ellas a nuestro llamado si lo hubiera?

4. creo que la única ganancia en participar en un evento como la internacional cuir es visibilizar el propio trabajo personal en aras de una carrera profesional (4), corriendo el riesgo de que sea ridiculizado y ninguneado por un público inhabilitado para participar en el contexto del museo.

5. tengo las tetas infladas de gente que nos dice qué pensar, cómo se llama lo que pensamos, y lo bonito que es. LAS LUCHAS TRANSMARIKABOLLO NO SON BONITAS"

CONTEXTUALIZACIÓN:

1) cuando digo "entrando y saliendo del Macba" me refiero a los dos años de colaboración en los que intenté llevar a cabo un proyecto sobre enseñanza de cultura visual y de/construcción de las identidades en institutos de educación secundaria junto con otras personas, entre otras Irene de Parole de Queer. No me refiero a las talleres de posporno impulsados por Beatriz Preciado, que son un ejemplo de okupación del espacio público por parte de lo que aún no era ni un colectivo y una prueba de que la situación política de hace 10 años era bien distinta a la de hoy en día.
2) donde digo "mi trabajo fue reciclado y publicado posteriormente sin comunicármelo" me refiero a lo que fue mi trabajo de suficiencia investigadora en el que proponía un marco teórico para el estudio de la situación de exclusión social de las mujeres con discapacidades, por el que fui maltratada públicamente debido a lo que planteaba en el trabajo (un maridaje entre el cyborg y lo queer) y años más tarde fue publicado casi integramente con el nombre de otra persona que nada tiene que ver con las luchas queer y todo con las instituciones. Tengo más ejemplos pero no quiero ni recordarlos, tampoco soy Cortázar, pero necesitaba decir que estas cosas pasan en las universidades.
3) mi experiencia institucional sólo ha tenido lugar en Catalunya, donde las instituciones están contaminadas por una discriminación que va mucho más allá de las diferencias sexuales y de género, y la cuestión del origen nacional provoca situaciones que rayan lo ridículo.
4) donde digo "participar en un evento como la internacional cuir es visibilizar el propio trabajo personal en aras de una carrera profesional" no estoy haciendo una crítica. Me parece un trabajo político fundamental  profesionalizar nuestro trabajo político, yo lo hago y es una gran herramienta contra la precarización y la marginalidad, no sólo de los discursos, sino de las vidas. Lo que digo es que ir a una institución con el lema "haré lo que hago siempre" es peligroso y merece que estemos alerta: no siempre se nos entenderá y se nos puede censurar de muchas maneras. A mi me han hecho mobbing dos veces, y os aseguro que es una situación espantosa.

Cuando envié el correo no creí necesario explicar mis batallitas, pero no quiero que se instrumentalicen mis reflexiones en aras de rencillas personales que nada tienen que ver con la cuestión del trabajo de los colectivos en/con las instituciones.

No hay comentarios: