sábado, 9 de junio de 2012

Altar a Santa Devana, Ceares, Gijón




Atención!: escuchar con auriculares
el sonido es de Paula Pin, el poema de la Patri

en un rinconcito antes abandonado del cementerio civil de Ceares, Gijón, 
hemos hecho un altar profano a Santa Devana
es parte de la narrativa espacial sonora Serendipia
porque como dice Ricardo Piglia,
 en cada historia siempre hay una segunda historia. 
en este caso, la segunda historia es parte del enigma a averiguar 
dentro del relato en clave de novela negra sobre el que se estructura el paseo sonoro. 
y el tema no es otro que el suicidio como asesinato político. 

da escalofríos escuchar la pista en ese rincón 
- un triángulo que delimita el espacio del cementerio civil, 
donde sólo están enterrados los no-cristianos, desde masones a suicidas - 
porque el sonido, las flores muertas y el viento sobre la colina
se alían para que las premonitorias palabras de la Patri no caigan en el olvido: 
"matar para alimentar un dolor extraño y ajeno que un día será mío.
matar, porque estoy muerta". 

No hay comentarios: