domingo, 24 de marzo de 2013

aniversario Post_Op


Cualquier parecido con una crónica es mera coincidencia. La realidad no es un relato sobre lo que pasó, y ni siquiera sé bien lo que paso... me perdí charlas, talleres, fiestas, encuentros, polvos y conversaciones. Pero estoy tan llena que he vuelto a esta dieta baja en viscitudes corporales que me impongo para que no me duela tanto todo (el alcohol, el cariño, las confidencias, la confianza, el nitbus, la falta de espacios para encontrarnos, la calle, la vida...) Así que en lugar de pasar la tarde perreando me dediqué a pensar en el postporno...

1. el postporno, ¿será esto?
A medio camino de estas jornadas aniversario de Post_Op, me urge contar lo que siento este domingo en el que las perrakas están hace horas disfrutando del aperitivo Post_opero. Difícilmente mi cuerpo se desplace hasta allí, no sólo por la lejanía geográfica, sino por la lejanía energética: no me llega el power para ir a un escenario estéticamente más post_apocalíptico que mi paisaje cotidiano pero en donde me siento igual de post_apocalípticamente desolada emocionalmente.
Si hay algo que me recordaron estas jornadas es que la revolución era follar con las amigas, y era es pretérito imperfecto y no gerundio. Hace un tiempo que los fluidos solo ocasionalmente fluyen más allá de monogamias y alianzas dialógicas. Probablemente porque, como bien explicaron ayer mis admiradas Quimera Rosa, “se necesitan unas condiciones para hacer una orgía”. 
Quizás se estén creando en el instante en que escribo este comentario, y entre el fuego y el nublado no alcanzo a vislumbrar que soy yo la que no está en condiciones.
Soy una de esas que cuando se le vacía el vaso de vino empieza a verlo todo negro, una especie de pesimista anónima que diría David Priego. Pero no puedo evitar decir que ayer me fui con la certeza de que si hay algo que sabe hacer papá Estado es atravesar los cuerpos con la interpelación violenta. Porque cada vez que nos encontramos con un micrófono delante es más urgente resaltar la necesidad de las redes y denunciar la brutalidad con la que nos marcó para siempre el 4F que abocarnos despreocupadamente a lo que hace diez años llamamos pornoamigamia.
Desde este lugar, leo el Akelarre Cyborg de las Quimera Rosa como una promesa de curación poético-política. Porque en el aquelarre lo revolucionario no es follar, sino producir conocimiento a través de una performance colectiva. En su charla sobre postporno y brujería las Quimera hablaron sobre el aquelarre como espacio performativo de unas prácticas ajenas a los binomios y la relacionalidad normativa que construyen cuerpos cyborgs. Y si hay algo que necesitamos para renacer de las cenizas son otros cuerpos, otra manera de entenderlos y de articularlos. 

2. el postporno también es esto
Allí estuvieron para recordarlo XIRI TARA NOIR+PARAFILICAS + Rosario Gallardo+Melanzane Connection + Mery Varó + Dyskrasia con su perfo. Otro lenguaje, otras cosas por decir, otras intensidades. En esta familia monster, Annie Sprinkle es la abuela, Beto Preciado el padre, la manada las hermanas y las nuevas generaciones las cachorrocerdas.

Lucía Egaña dio el viernes una extasiante charla sobre tecnología transfeminista. Mucha gente en karcelona se viene currando hace tiempo una comprensión de la tecnología desde el feminismo sexualizado, pero a mi me fascina la ironía lúcida de los argumentos de Lucía para construir un punto de vista transfeminista de la tecnología.
Más de una se quejó de que se leyera en unas jornadas de tal calibre, pero a mí me encantó. Si el postporno se construye también a través de la escritura, alguien tendrá que practicar la paciencia (y el goce) de leer. Que a las brainlovers nos gusta chuparnos el código es bien conocido... Os aseguro que una buena chupada de cerebro genera tanta adrenalina como una buena chupada de coño.

El viernes Masa Crónica dio la charla “Desmedidas. Una exploración de la percepción corporal”. Las gordas pisan fuerte y vienen a reivindicar la problematización del deseo. Gran subidón escuchar a la Lucre reclamar una mirada de la gordura no como reclamo identitario, sino como replanteamiento del deseo en tanto chivo expiatorio de cualquier acción.
Cuidado con el deseo”, dijo una vez Beto Preciado. El deseo es el refugio de toda justificación, hasta de la más radical. “Hago lo que me sale del coño” es una especie de reclamo libertario. Bakunin se retorcería en su tumba. Claro que Bakunin no tenía coño. De todas maneras, hacer lo que a una le sale de sus orificios corporales no es señal de libertad más que en una sociedad en la que el individuo es la unidad última de referencia, la célula madre de toda existencia. 
En este contexto, replantearse el deseo no sólo es una necesidad urgente en la lucha contra el patriarcado y sus tentáculos de orden y vigilancia, sino una de las más difíciles tareas que nos podemos proponer.
De ahí que para mí uno de los momentos más frescos de las jornadas haya sido escuchar a Masa Crónica interpelar a la audiencia con algo así como “si mis pliegues y mis poderosas nalgas no están en el imaginario de vuestro deseo, es que el transfeminismo tiene que replantearse la construcción del deseo”. Aclarar que la frescura para una persona que no cree ya ni en su propia sombra es un valor muy preciado. Cansadita estoy de las reivindicaciones identitarias, de poner énfasis en la diferencia y no en sus efectos perversos.

Las VideoArmsIdea regalaron poesía desbordante de ironía en su cabaret de cloenda. Si hay algo que saben las putanas es que la política sin ironía es un aburrimiento ineficaz. ¡Divinas! Desde aquí me ofrezco de manager para promocionar este cabaret en el forocoches, el machinazismo se lo merece.

La Vero nos habló de la prostitución desde las desigualdades del capitalismo y nos hizo una retrospectiva de la lucha de las trabajadoras sexuales por la autonomía.

Siguiendo esta alteración cronológica de las jornadas, cómo no hablar del regalo sorpresa de María Perkances, que estuvo horas metida en una caja hasta irrumpir en el escenario como solo ella pueda hacerlo, desparramando un Happy Birthday Post_Op que haría las delicias de John Waters... No sabemos muy bien qué es el postporno, pero si conoces a la Seis Pisos no necesitas preguntártelo.

3. el postporno era esto
Beatriz Preciado se dejó ver via Skype, con la peluca y el bastón que lucía en la Maratón Postporno que organizó en el Macba hace diez años. Cómo olvidar la aparición de la Majo con su carrito de la compra lleno de complementos que llevaron al paro a los dinamizadores que Beto había invitado al taller de postporno que acabó en orgía televisada.
Una cosa que me quedó clara en este ejercicio de escribir la propia historia que fue el aniversario de Post_Op es que no hay nombre que nos haya atrapado definitivamente. Postporno, queer, tranzmarikabollo, manada, perras, brujas, son nombres circunstanciales según alianzas contingentes en esta lucha contra las miserias del patriarcado que tan bien rapearon las Battonz al final de la jornada.

4. el posporno (también) somos nosotras
Y entre tantos recuerdos y reencuentros se creo un terreno fertil para la conciencia de la propia historia. Desde allí disfrutamos de la hilarante Comida de coño a las Post_Op que hicieron las Medeak. Si hay un colectivo en estos últimos diez años que ha utilizado sabia y valientemente la performatividad y la crítica como estrategias políticas es Medeak. Brillante la charla y el video en el que nos cuentan cómo eran antes de conocer a Post_op.
Reforzando la conciencia de que el transfeminismo es necesariamente reticular, las ORGIA dieron la vuelta a la tortilla al replantear al jolgorioso público las preguntas que hicieron a Tatiana Sentamants en su conferencia sobre “Redes transfeministas en el Estado español”, dentro del seminario Genealogías feministas en el arte español: 1960-2010, en el Reina Sofía. Allí el cumpleaños se transformó en asamblea.
Del debate me quedo con la discusión sobre las relaciones entre los colectivos feministas y las instituciones. El argumento de Medeak me parece el más acertado porque es encarnado. Ellas trabajan en la calle y en la institución pero no a nivel individual sino colectivo, en red. No vampirizan la institución, la resignifican. Porque la institución somos nosotras. Institutions_R_Us. Todas vivimos de y en el capitalismo: desde las funcionarias hasta las okupas. La diferencia no está sólo en el sueldo y la precariedad, sino desde qué lugar y de qué manera nos articulamos en el anhelo de mundos vivibles.

5. el postporno quizás debería ser esto
Quedan en el tintero las ganas de volver a encontrarnos en un espacio más cercano, en algo que se parezca más a un aquelarre cyborg. Un lugar donde poder hablar de esas cosas que no se entienden desde una cámara, donde performar esa nueva relacionalidad sin audiencia, donde habitar esos otros cuerpos. Porque, como está el patio, para romper las fronteras entre público y privado con eficacia hay que hacer que el público se saque la camiseta y deje de ser público. O mejor, que no lo sea nunca. Para volver a fluir necesito que el ruido de nuestros cuerpos acalle el murmullo de la audiencia porque no hay audiencia. Ese noise con olor a caballo sudado quiero.

6. que postporno ni que perra muerta
gracias a majo y elena por este regalazo, por darnos la oportunidad de estar juntas una vez más, por contarnos su/nuestra historia con esa alegría.
gracia a beto porque sin su confianza y su tozudez para crear redes el postporno hubiera sido aburridísimo, y nosotras quizás no nos hubiésemos articulado en esta afirmación de nuestros cuerpos. gracias a virginie porque sus palabras nos enseñaron a vivir sin miedo, y con miedo no sólo no puede haber postporno sino que la vida es invivible.
gracias a desi, la patri y la bibi por estar. a la miriam por escucharme, siempre. a la itzi por recordarme que las hermanas pueden separarse sin dejar de amarse y seguir andando el camino de la mano (yo también deseo ese sofá familiar en donde todo se disuelve, y entiendo con tristeza tu claridad con las cronologías... sí, oh-kaña fue después de lima, tienes razón). 
a las orgia por no tener miedo a las tesis doctorales y estar cada vez más buenas a pesar de la academia. a las medeak por su valentía y lucidez. a las putanas por el reencuentro y por todo lo que me hicieron reir en su cabaret. a las cachorrocerdas por explorar dándolo todo.
a la perkances porque sin ella el cyborg sería una aburrida metáfora. a la diana porque ha accedido gentilmente a que le haga una vaginoplastia en el hombro sin anestesia si esta semana no viene a verme. al andy porque siempre está para echar un cable. a yan y ce porque me ayudan a volver a confiar en la vida. a namenlosen, produx y lxs niñxs porque cada vez que estamos juntas me siento otra vez en casa. a la flori por transportarse hasta allí a través de la materia (total, ¿qué prisa hay?).
qué lindo lamernos así el coño... ni postporno ni perras muertas, estamos de parranda.

8 comentarios:

Ñu dijo...

Un placer! Me encanta la no-crónica!

Quimera Rosa dijo...

gracias por el relato!
falta el domingo,..que estábamos todxs sin camiseta. No había cámaras pero si mucha intensidad. un placentero akelarre.
ce

xymutacion grupo performer denuncia dijo...

gracias a ti preciosa por estas chupadas de coño !! ole !! no pierdo la esperanza y cuento con tu saber para mis jornada en donosti !!

paroledequeer dijo...

Maravillosa no-crónica.
Un placer leerla:"buena chupada de cerebro, ou yeah".
Sublimes 10 años de Post-Op.
Un abrazo

HelenLaFloresta dijo...

Au au au..quiero la crónica de es

e aquelarre! Aquí volviendo de mis baños romanos renacida...
Muaaa

HelenLaFloresta dijo...

A tus órdenes,divina

Anónimo dijo...

gracias por el relato. Miauuuuuu tenemos morriá de todxs. Las Battonz estan de resaca feliz
muchos besos
ideadestroyingmuros

Anónimo dijo...

morriña...queria decir...